El PAR del Alto Gállego solicita un empuje a la reserva de Ordesa-Viñamala como marca de calidad

El Comité Comarcal del Partido Aragonés del Alto Gállego ha requerido al Gobierno de Aragón que potencie la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala como marca de calidad, que contribuya a consolidar este territorio como un referente del turismo ambiental, que sirva de motor dinamizador de su desarrollo socioeconómico. Por loq eu es necesario profundizar en la divulgación y las inversiones necesarias en la Reserva, para aprovechar todo su potencial atractivo, tal como sucede en otros destinos, como Menorca o Lanzarote.

Esta formación recuerda que potenciar esta Reserva de la Biosfera ha sido siempre una línea de actuación característica de los aragonesistas, lo que llevó a ejecutar un Plan Piloto de Desarrollo Rural Sostenible en los municipios de la Reserva, gracias a la colaboración entre el Gobierno de Aragón, el Ministerio de Medio Ambiente y las entidades locales. Este Plan Piloto permitió dar continuidad a un primer plan de inversiones, impulsado por el hoy vicepresidente del PAR, Alfredo Boné, mediante la firma de un convenio entre el Gobierno aragonés y el Ministerio en 2007, justo en la conmemoración del 30 aniversario de la Reserva.

Igualmente los aragonesistas recuerdan que Ordesa-Viñamala fue el primer territorio español, junto a Grazalema, en ser declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, allá en el año 1977. La Reserva tiene una extensión de 51.396 hectáreas, y ocupa los territorios de la Reserva de Caza de Viñamala y del primitivo Parque Nacional de Ordesa, antes de que este Parque se ampliase, en el año 82, hacia Monte Perdido.

Por último el PAR considera que es fundamental concienciar e implicar a todo el territorio en la gestión y promoción de la reserva de acuerdo con las directrices de la UNESCO en cuanto a que sean lugares que conserven la diversidad biológica y cultural, sirviendo de modelo en la ordenación del territorio y en experiencias de desarrollo sostenible. Para ello es imprescindible el impulso de un órgano de gestión en el que deben ser protagonistas los municipios de este territorio junto con la participación de una amplia representación de toda la sociedad de las comarcas del Alto Gállego y el Sobrarbe.

Comentarios