La Exaltación de Bombos y Tambores "Villa de Azanuy" resistió pese a la lluvia

Bombos y Tambores Villa de Azanuy

La lluvia fue la principal protagonista en la IX Exaltación de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy”, que se realizaba en el marco de las fiestas en honor de San Pedro de Verona que la localidad literana celebraba durante el pasado fin de semana. Aunque en mitad del evento comenzaba a llover, eso no impedía que la actividad pudiera terminarse, aunque para ello tuvieran que desplazarse a un recinto cerrado preparado para la ocasión. El gran ambiente fue la nota positiva en una jornada en la que Azanuy dobló su población durante unas horas gracias a esta iniciativa.

La Cofradía Nuestra Señora de la Piedad (Monzón), la Banda de Bombos y Tambores de Tamarite, la Cofradía de Jesús Atado a la Columna (Barbastro), la Asociación de Bombos, Tambores y Timbales de Fonz, la Cofradía de la Soledad (Santa Anastasia), la Cofradía Virgen de los Dolores (Biota) y la Banda de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy” eran las protagonistas de esta cita, que comenzaba a las 18.00 con un desfile por las calles de la localidad. Una vez que las siete formaciones se reunían en la Plaza Mayor, una a una fueron tocando su exhibición, pero en el ecuador de las actuaciones comenzaba a llover y el plan “B” tuvo que entrar en acción. La IX Exaltación tuvo que completarse en un recinto cubierto donde pudo terminarse todo el programa previsto.

El punto más emotivo fue la entrega por parte de la organización de una placa conmemorativa del acto a cada una de las bandas participantes, y también al profesor de la formación local, Alan Abadías. En total fueron unos doscientos tambores y bombos que se dieron cita en Azanuy, en una jornada que se ha convertido en todo un referente a nivel provincial. La jornada se completo con una suculenta merienda con la que la Banda de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy” obsequió a todo los presentes para reponer fuerzas.

Comentarios