El Pacto del Agua de Aragón, 20 años de revisión continua

El Pacto del Agua de Aragón cumple este año su vigésimo aniversario (quedaba aprobado en las Cortes de Aragón el día 30 de junio de 1992). Garantizaba un volumen anual de 6.550 hectómetros cúbicos de agua, además de una reserva estratégica de 850 hectómetros (con el objeto de asegurar demandas futuras que pudiesen surgir). Estas dos décadas han sido de continuas revisiones del Pacto del Agua de Aragón, con varias regulaciones en la provincia de Huesca que se han convertido en manzanas de la discordia entre territorios e intereses.

El Pacto del Agua incluía para el Alto Aragón el embalse de Jánovas (de 354 hectómetros cúbicos), Biscarrués (192 hectómetros), Montearagón (52), Santaliestra (70) y San Salvador (20).

El Gobierno de España desestimaba el embalse de Jánovas, en el río Ara, por impacto ambiental negativo.

Se reunía además la Comisión del Agua de Aragón y decidía actualizar algunos proyectos. Por ejemplo, se desestimaba el embalse de Santaliestra y se acordaba aumentar la capacidad de San Salvador (hasta 135 hectómetros cúbicos). Esta obra se está ejecutando en el momento presente y está previsto terminar los trabajos a finales de este año.

También se han ejecutado las obras de construcción del embalse de Montearagón, en el río Flumen. Sin embargo, no se puede usar a pleno rendimiento, ya que se está todavía en la primera fase de la puesta en carga de la presa.

El embalse de Biscarrués ha pasado la tramitación administrativa en el Gobierno de España, pero con un nuevo proyecto: de 35 hectómetros cúbicos. Para compensar la reducción en la capacidad de almacenamiento, la Comisión del Agua de Aragón decidía que se construyera un embalse en Almudévar (de unos 170 hectómetros cúbicos); se está tramitando en el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Comentarios