Los profesores del IES Baltasar Gracián de Graus manifiestan su preocupación por los recortes

El claustro de profesores del IES Baltasar Gracián de Graus se reunía en pleno extraordinario el pasado 7 de mayo donde se acordó manifestar, mediante nota de prensa, su preocupación por los planes del gobierno central y del autonómico para reducir gastos en el ámbito de la educación pública.

Según indican desde el claustro, la calidad en la enseñanza pública se va a ver mermada por encontrarse un mayor número de alumnado en el aula, lo que implica que se rompa el principio de enseñanza individualizada que, como docentes, explican, han aplicado, hasta ahora, en las aulas.

Afirman que ya han sufrido, en anteriores cursos, “una progresiva reducción de apoyos, refuerzos, y desdobles. Una reducción mayor implicaría la imposibilidad de dedicar horas a laboratorios, clases en el aula de informática, pizarra digital, conversación en idiomas, etc” así como “el aumento de las horas lectivas de todo el profesorado y en concreto, el de 2 horas en educación secundaria, supone menos horas de guardia, de coordinación interna, de atención a las bibliotecas y a los recreos, entre otras pérdidas, lo que dificulta gravemente el funcionamiento de los centros y fomenta el aumento de problemas de convivencia en los mismos. Por cada profesor no contratado se pierden entre 12 y 17 horas de trabajo que cada profesor dedicaba a estas tareas y que ahora desaparecen”.

Los miembros del claustro de profesores explican que “estos recortes van a provocar una disminución radical del número de profesores en los centros: un 15%,  pese al aumento de alumnos. El Departamento de Educación del Gobierno de Aragón ya ha reconocido una reducción del profesorado de 500 compañeras y compañeros. Otras estimaciones aumentan este número hasta 1.500”.

Y hacen especial incidencia en el hecho de que “el aumento de las tasas universitarias y la amenaza de dejar de sufragar la educación pública en tramos de escolarización no obligatoria preocupa a las familias de nuestro alumnado y desmotiva a las personas a las que enseñamos, pues su futuro se convierte en aún más incierto”.

Finalizan su nota poniendo de manifiesto que “el mantenimiento de las políticas sociales y de igualdad es un principio y un derecho irrenunciable sobre el que se ha construido el modelo social europeo. El gasto social, que sufragamos conscientemente con nuestros impuestos, destinado a la red pública educativa y sanitaria, es la mejor inversión que la administración pública puede dedicar para trabajar por el futuro de nuestra sociedad. No aceptamos que se reduzca y que se utilice de forma prioritaria para otros fines”.

Comentarios