Huelga el 22 de mayo contra los recortes educativos

Los sindicatos representativos de la enseñanza, CC.OO., ANPE, CSI.F, STEs-i y FETE-UGT, han convocado una huelga estatal en el sector para el próximo día 22 de mayo para protestar contra los recortes educativos y en defensa de los servicios públicos. Las medidas que están adoptando la Administración central y autonómica se traducirán, aseguran, en una merma de los presupuestos educativos de entre el 25% y el 30%.

Un recorte que, consideran, supondrá un importante retroceso en materia educativa: “Las aulas volverán a masificarse; en Educación Infantil y Primaria se podrán agrupar hasta 30 alumnos por aula, en Secundaria hasta 36 y en Bachillerato hasta 42 ampliables hasta 46”. Unas condiciones que, denuncian, “perjudicarán especialmente a la Educación Infantil, al primer ciclo de la ESO, a la Formación Profesional y a la escuela rural, además de a los centros que escolaricen a alumnos con necesidades educativas especiales”.

Insisten también en que no se cubrirán las ausencias del profesorado durante las dos primeras semanas de baja laboral, lo que generará problemas organizativos y de convivencia en los centros. Y constituirá un castigo para el alumnado de segundo de Bachillerato en puertas de las pruebas de selectividad.

El abandono de determinados programas de apoyo a la Educación Infantil y de nuevas tecnologías y la no implantación de los ciclos de Formación Profesional actualizados representan para los sindicatos “un paso atrás en la calidad del sistema educativo”. Y califican de “extremadamente grave también el deterioro de las condiciones laborales del profesorado”.

A los recortes retributivos de más del 6% aplicados desde junio de 2010, ahora se suman medidas como el incremento del horario lectivo, recortes salariales en caso de baja por enfermedad, la congelación de las ofertas de empleo público, el cese del personal interino a 30 de junio para no pagarles las vacaciones, etc. Todo ello se materializará, aseguran, en una reducción de la plantilla docente, que repercutirá en la calidad y equidad de la enseñanza.

Por otra parte, en la universidad el recorte asciende a más del 62%. Los contratos de ciencia se han reducido un 43%, el capítulo de I+D+i más de un 25%, un 11,6% las becas y ayudas al estudio y un 41 % los programas Erasmus. Por ello, los sindicatos convocantes reivindican una universidad pública para todos, rechazan el incremento de las tasas y la reducción de las becas.

Por lo que respecta al personal de servicios educativos y complementarios (PSEC), explican que “los recortes en el Ministerio de Educación y en los PGE suponen la prohibición de contratar personal laboral interino; el incremento de la jornada laboral a 37.5 horas; la supresión de programas (0-3 años); la reducción de plantillas; la suspensión de ofertas de empleo público; la congelación salarial y el empeoramiento de las condiciones laborales”.

Como consecuencia de estas políticas denuncian que “durante muchos años no se incorporarán al sistema educativo nuevos docentes”. Así mismo, critican que “las promociones de jóvenes recién titulados o que estén a punto de titularse en estudios conducentes a la enseñanza están siendo condenados al desempleo más absoluto”. “La situación, -aseguran-, puede ser dramática para la educación pública”.

Comentarios