Huesca se suma a la celebración del Día del Comercio Justo

Un centenar de localidades saldrán a la calle, este sábado, con el lema “Para disfrutar de un buen café no hace falta que termine molido nadie”, con el fin de celebrar el Día del Comercio Justo. Cáritas Huesca se une a esta iniciativa que pretende llamar la atención ante las situaciones de injusticia (salarios míseros, condiciones laborales indignas, explotación infantil, desigualdad de género, deterioro medioambiental…) que se esconden tras la producción y comercialización de café y otros artículos, y que consolidan la pobreza y desigualdad mundiales.

El Día Mundial del Comercio Justo se celebra en más de 50 países. En España la iniciativa ha sido promovida por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, plataforma que agrupa a 30 organizaciones del sector, y Cáritas Huesca se suma a la celebración de este día con varias actividades que se desarrollarán en la Tienda de Comercio Justo situada en la calle Cuatro Reyes, número 8. De 10:30 a 12:30 de la mañana, habrá desayuno con degustación de café, para todas aquellas personas que visiten la tienda. A las 12, se leerá el Manifiesto del Día Mundial del Comercio Justo.

Se ha escogido como ejemplo el café dado que es el segundo producto básico de mayor comercialización mundial, después del petróleo. Sólo en España se consumen cada año 200 millones de kilos de café. Su precio se fija en las bolsas de Nueva York y Londres, y está sujeto a una gran volatilidad. El Comercio Justo garantiza un precio estable a los grupos productores y superior al del mercado. Un estudio de la Plataforma Francesa de Comercio Justo concluye que en este sistema alternativo los campesinos reciben un 17% del precio de venta final, mientras que en el comercio convencional es de un 5%.

Por otra parte, la Organización Internacional del Trabajo estima que la mano de obra infantil representa en torno al 10% de las personas que trabajan en las plantaciones de café. El Comercio Justo garantiza que no se produce explotación laboral de niños y niñas. Asimismo, el salario y las condiciones laborales son equitativos para los trabajadores y trabajadoras, y se potencia la participación de la mujer en los órganos de decisión. Por último, en Comercio Justo las técnicas de producción son ecológicas, no se utilizan sustancias sintéticas o transgénicas. De esta manera se respetan los ciclos de la tierra y la sostenibilidad del entorno.

Esta campaña pretende destacar el Comercio Justo como una alternativa comercial que beneficia tanto al consumidor, dado que se trata de artículos de gran calidad, como al productor, ya que garantiza sus derechos y una calidad de vida digna. En este sentido, pone de relieve la importancia de consumir productos en los que se garanticen los derechos no sólo de los consumidores sino también de las personas que los elaboran, y que por tanto favorezcan a ambas partes de la cadena comercial.

Comentarios