El PAR del Bajo Cinca acoge con "esperanza y reivindicación" los avances en el futuro puente Velilla-Zaidín

En la última reunión ordinaria del Comité comarcal de Bajo Cinca del Partido Aragonés (PAR), celebrada en Torrente de Cinca, se acordaba expresar su “esperanza y reivindicación ante el avance en los trámites del proceso administrativo y técnico previo, preciso para la construcción del puente entre Velilla de Cinca y Zaidín”, sobre el mencionado río.

Según la información expuesta al Comité por la alcaldesa de Velilla, Belén Ibarz, el proyecto cuenta ya con las resoluciones favorables que dictaba el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) respecto al impacto ambiental y alternativas, a la que se suma la aceptación también por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

“Con ello –afirmaban desde el Comité del PAR-, culmina un aspecto importante y prolongado tras el inicio de la elaboración del imprescindible estudio informativo, en la pasada legislatura. En consecuencia, restarían los últimos pasos y ya se estaría ante la posibilidad de emprender la fase correspondiente a las obras. Tiene que ser motivo de satisfacción, manteniendo al tiempo la demanda ya histórica de esta infraestructura de transporte”.

En este sentido, el PAR de Bajo Cinca, “entiende que la situación financiera de las administraciones es compleja por diferentes motivos, y hay que contar con el forzoso margen y plazos presupuestarios. Sin embargo, reitera y reafirma que este puente debe ser una prioridad, por su importancia no sólo para ambas poblaciones, sino también en la vertebración de la comarca y el Alto Aragón, ya que la apertura de esta nueva comunicación supondría una mejora tanto para calidad de vida y relaciones sociales como para en el potencial empresarial por las posibilidades de fomento de la actividad económica de un extensa zona, frente a la negativa coyuntura actual y frente a la absurda separación de 25 kilómetros por carretera entre dos localidades que están a la vista y a pocos cientos de metros”.

“Como tantas veces hemos argumentado -incidía el comité-, el puente favorecerá los intercambios económicos y sociales del Bajo Cinca y de un amplio espacio territorio desde Monegros a Cinca Medio y La Litera, y territorios más lejanos. Asimismo, generaría inversión y empleo en los trabajos de construcción y posteriormente, al hacer posible el enlace entre ambas riberas evitando rodeos y sobrecostes para la producción y comercialización de las notables producciones locales agrícolas, ganaderas e industriales, conectando los ejes de carretera de la A-131 y A-1234, y también los accesos a la autovías A-22 y A-2”.

Finalmente, el comité quiso recordar “la unanimidad social, política, empresarial, institucional y ciudadana que genera este proyecto, respaldado desde el primer momento por el Partido Aragonés que impulsó un acuerdo de las Cortes de Aragón en 2004, defendido por el diputado del PAR Antonio Ruspira, que más adelante impulsó el estudio informativo inicial”.

Comentarios