Ascensión a los ibones de Batisielles y Escarpinosa del Club Montisonense de Montaña

Un grupo de 25 personas del Club Montisonense de Montaña disfrutaban de los ibones pirenaicos y del indescriptible espectáculo del deshielo en los altos valles. Para pasar un día tan especial, nada como entrar en el Valle de Estós, al que accedían desde Benasque. Subiendo por la carretera que lleva al Hospital de dicha localidad, se desviaban al conocido aparcamiento de Estós, preparando un buen equipo para afrontar una jornada senderista de alto nivel y buena exigencia física.

El ascenso al principio era cómodo, por pista empinada, pero en cuyas orillas está el río de Estós que baja muy caudaloso, ya que días atrás, el calor era realmente fuerte y provocaba un gran deshielo.

Todo estaba muy verde, y a la llegada al ibonet de Batisielles, el panorama no podía ser más idílico, con las magníficas cumbres de las agujas de Itxeia y de Perramó nevadas al fondo del circo. Un excelente lugar que aprovechaban para comerse el bocadillo y descansar un poco de la fuerte subida.

Tras el receso, siguieron el GR-11-2 hacia el ibón Grande de Batisielles, que se encontraba cubierto de hielo. De nuevo las exclamaciones de alegría ante la belleza del lago se hicieron oír en forma de alborozadas palabras. Algunos, se atrevieron a poner los pies en las heladas aguas, para descansar de la andada y para sentir esa sensación intensa de frío momentáneamente sanador.

Desde el ibón grande les esperaba un descenso algo complicado, pasando entre grandes bloques de roca y sobre ríos cubiertos de una gruesa capa de nieve. Un espectáculo realmente sobrecogedor, que algunos nunca antes habían podido disfrutar, el ver las aguas manar tan abundantemente debajo de los hielos.

Sin demasiados contratiempos, llegaban al Ibón de Escarpinosa acompañados de unas gotas de lluvia. De nuevo, reposaban un largo rato en este lago rodeado de enormes cascadas, que a juicio del grupo, es sin duda el más bello de los tres y que desagua de forma constante hacia el valle de Estós en un inacabable conjunto de saltos y rápidos. De estas que ya estaban de nuevo en el ibonet. Hicieron fotos y más fotos hasta saciar los deseos de llevarse a casa una pequeña porción de esos momentos inolvidables.

Ya de regreso, el grupo esperaba que la experiencia se repitiera, pues les encantaba el valle de Estós y los Batisielles, especialmente por el espectacular fluir de las aguas en todo el recorrido. La próxima salida del grupo será el 10 de Junio, al Ibón de Plan.

Comentarios