"Reflexiones estivales" de Óscar Herrero

Peñas Obradoiro Óscar Herrero 10/11

El capitán del C.B. Peñas, Óscar Herrero, ha dejado en la página web del club una carta en la que hace algunas reflexiones del final de la temporada, con la alegría de haber conseguido el objetivo de la permanencia y comenzando ya lo que describe como “unas largas vacaciones en lo que al baloncesto se refiere”.

En su escrito Herrero describe la última semana peñista, desde el final del partido contra Canarias donde dice que el equipo recibió “un sobo con mayúsculas” en un partido en el que se podía certificar la permanencia y ahora había que esperar al final, para jugar contra un equipo que no se le daba nada bien al peñista, el base verdiblanco se preguntaba “¿Íbamos a conseguir ganar en casa con toda la presión que empezaba a crecer a nuestro lado?”

El viaje de vuelta fue duro y quedaban por delante días intensos para el equipo y el propio Óscar Herrero esperaba algo similar a la Copa LEB-Plata que jugó el equipo temporadas atrás, convirtiéndose el equipo en uno de los puntos de mira de la ciudad. La tranquilidad y normalidad fueran la tónica de la semana, pero también rondaban otras cosas en su cabeza, no sólo lo referente al baloncesto, también se acababa la temporada y el gran grupo humano formado.

Llegada la hora del partido el base peñista dice sentirse muy afortunado de poder vivir ese momento. El Palacio de los Deportes se había vestido de verde por completo. Daba un poco de vértigo ver a tanta gente, gritando, animando, haciendo comprender al equipo que no iba a estar solo en la cancha.

Dice que “el partido fue sencillamente perfecto. Ganamos con comodidad, con una defensa dura y eficiente, y con algunas acciones en ataque que, desde luego, están bien grabadas en mi memoria”. Añade además que “entonces ocurrió algo que jamás, jamás, jamás olvidaré. A unos dos minutos del final el entrenador me cambió, y la grada me despidió con unos aplausos que recibí como abrazos de un amigo. La piel se me puso de gallina, sentí cómo todas mis células se mostraban muy agradecidas por ese momento. Ojalá hubiera podido ir uno por uno a las personas del público y explicarles lo que esos aplausos significaban para mí. Lógicamente no podía. Pero ahora sí puedo. Muchas gracias a todos. Para un deportista, recibir el reconocimiento de los aficionados es lo más importante. Es algo así como el peso de la balanza que inclina al baloncesto a seguir siendo una prioridad en tu vida. Para mí fue probablemente el momento más emotivo que he vivido en una cancha de baloncesto. Agradezco mucho el calor de la gente y es justo que lo sepan. Así que una vez más, gracias aficionados de Huesca por aquel minuto que ahora ocupa un espacio tan grande en mi vida”.

Instantes finales en los que pasaron muchas cosas por la cabeza de Óscar Herrero y que ha dejado plasmados en ese escrito en la web del club peñista, en una carta, que no tiene desperdicio y se puede ver su relación con Huesca y el Peñas.

Comentarios