La primera promoción del Grado en Enfermería concluye sus estudios en Huesca

Este viernes tiene lugar el acto de entrega de diplomas a 42 nuevos enfermeros y enfermeras, pero lo especial este año es que forman la primera promoción del Grado en Enfermería de la Escuela Universitaria de Huesca.

El Vicerrector del Campus de Huesca, el gerente del Salud en la ciudad y la directora de la Escuela Universitaria de Enfermería entregarán sus diplomas en el acto de clausura que se celebra a las seis de la tarde en el hospital San Jorge. Tras él, Mercedes Blasco, profesora de la Universidad de Zaragoza, impartirá la que será simbólicamente la última lección del curso, que se centrará en la historia de la enfermería.

La actual Escuela Universitaria de Enfermería de Huesca es un centro público, adscrito a la Universidad de Zaragoza, pero dependiente orgánicamente del Servicio Aragonés de Salud del Gobierno de Aragón. Inició su andadura en el año 1970, dos años después de la creación del Hospital San Jorge, impartiendo estudios de Ayudante Técnico Sanitario. En 1979 empezó a ofrecer la Diplomatura en Enfermería, al adquirir esta formación carácter universitario. Y en 2008 fue también de los primeros centros españoles en ofrecer el nuevo grado, adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior, que está acabando de formar a su primera promoción. Previamente, la escuela oscense había dado a la sociedad 9 promociones de ATS y 29 de diplomadas y diplomados en enfermería.

En su conferencia Mercedes Blasco hará varias calas por la historia de la enfermería y sus antecedentes. En primer lugar repasará la historia de los estudios de enfermería, desde el título de Ayudante Técnico Sanitario (ATS), a los estudios universitarios de diplomatura y de grado –iniciados respectivamente en 1979 y 2008- y a los nuevos másteres de esta especialidad. Posteriormente Blasco repasará algunos hitos de la historia de la “sanidad” aragonesa que ha estudiado: desde los hospitales medievales de peregrinos de Zaragoza, que junto a hospedaje ofrecían cuidados médicos, pasando por los hospitales rurales del siglo XVIII -un centenar ha localizado en los arciprestazgos de Alcañiz, Daroca y Zaragoza-, a la labor de María Rafols como enfermera en la capital aragonesa, pasando por un breve repaso a la historia del hospital provincial de esa localidad. La figura de las ‘hospitaleras y hospitaleros’ -“antecedentes de las actuales enfermeras”-, que convivía en algunos de esos establecimientos con médico, cirujano o boticario, protagonizarán su exposición en esta segunda parte.

Comentarios