Cáritas Huesca cuenta con cuatro pisos de acogida para las familias más necesitadas

Cáritas Diocesana de Huesca ha iniciado un nuevo proyecto de vivienda de acogida para familias con graves dificultades para disponer de vivienda propia, destinando a esta finalidad, tres pisos en los que se alojan familias con distintas problemáticas, con las cuales se hace un seguimiento y acompañamiento para su futura reinserción social de acuerdo con un plan de intervención familiar. Ante la grave situación de necesidad de muchas familias, se está estudiando la posibilidad de poner en marcha un cuarto piso.

Se trata de pisos que Cáritas tiene en propiedad, fruto de algunas herencias recibidas. Al ver los problemas de muchas personas con sus hipotecas, que los han llevado a quedarse en la calle, tuvieron que empezar a alojar a varias de esas familias. Si los pisos son grandes, hospidan a dos familias en ellos. Además, hay un trabajador social que sigue la situación, y un grupo de voluntarios que, semanalmente, se encuentran con ellos para animarles, comprobar cómo llevan la gestión interna de los pisos o sus comidas. Se trata de crear un ambiente en el que se sientan a gusto.

El mayor problema para seguir hospedando a familias es la falta de pisos. Por ello, hacen un llamamiento a aquellas personas propietarias de varias viviendas, para que, haciendo una obra de caridad, puedan prestarlas para alquiler, por unos 200 euros, de manera que esas familias puedan afrontar los gastos cuando no tienen dinero. El miedo a cómo quedarán los pisos, puede disuadir a sus propietarios de alquilarlos. La directora de Cáritas, Pilar Polo, pide a la población que no tengan miedo y que ayuden a los más necesitados.

Las familias suelen estar alojadas en estos pisos unos seis o siete meses, mientras encuentran trabajo y mejoran su situación personal, de manera que pueden dejar de vivir en estos pisos de acogida para volver a desenvolverse por su cuenta.

Comentarios