La lluvia desluce pero no impide disfrutar del homenaje a Mont Rodón

Homenaje a Mont Rodón

La lluvia caída en la tarde del sábado deslucía la primera jornada del homenaje a Mont Rodón. El guión previsto se veía alterado con la suspensión o modificación de algunos de los actos. Pese a ello, el balance es positivo, ya que tanto el sábado por la mañana, como todo el domingo, la gente se echaba a las calles para disfrutar de este fin de semana templario.

Durante el sábado por la mañana, el programa se desarrollaba según lo previsto con gran animación en todos los actos. El eje Plaza Mayor-Juan de Lanuza y el Auditorio Labordeta bullían de gente. En la primera zona, tenía lugar la Feria Tradizions (con demostraciones de artesanía y oficios tradicionales), algunas de las representaciones escénicas del grupo Trotamundos y actividades infantiles.

En cuanto al entorno de la Azucarera, donde se encontraban más artesanos, también acogía el campamento medieval. Medio centenar de recreadores históricos, tras levantar las tiendas en las que pernoctaban por la noche, ofrecían talleres sobre indumentaria, manejo de armas, competiciones de tiro con arco y cetrería.

La tarde del sábado comenzaba con la I Carrera Épica en el castillo, en la que participan cerca de una veintena de atletas. Sobre las cinco empezaba la inoportuna lluvia que se prolongaba durante más de una hora. Una vez escampaba, se retomaban algunos de los talleres del campamento medieval y se adelantaba la representación escénica del ascenso al castillo, punto de partida de la cabalgata de Jaime I. Sin embargo, a la altura del ayuntamiento, un fuerte chaparrón volvía a hacer presencia, con lo que la comitiva se refugiaba sobre los porches y se suspendía la subida al castillo.

Ya el domingo, la jornada amanecía soleada y permitía que la gente volviera a pasear por la feria, disfrutar del pasacalles de los gigantes, así como de la actuación de los Navegantes, o participar en la cabalgata hacia el castillo, donde posteriormente, actuaba la Coral Montisonense. Cerraban esta edición del homenaje a Mont Rodón las últimas recreaciones en el anfiteatro y el levantamiento del campamento.

Cabe destacar la gran implicación de los comercios de la ciudad, cuyos dependientes se vestían ambientados en la época y decoraban sus tiendas para la ocasión. También varios establecimientos hosteleros se involucraban en este proyecto ofreciendo menús templarios o realizando ofertas a las personas que acudieran vestidas con trajes medievales, como hicieron los pubs.

Comentarios