María Pilar y Florian los padres de Javier Oliván

Juan Manuel Fonseca

El serrablés Javier Oliván es el responsable desde hace cuatro años que millones de internautas de lengua castellana puedan navegar por la red social Facebook sin problemas de idioma. Más de 3 millones de usuarios entre España y Latinoamérica, Oliván, accedió a la responsabilidad de internacionalización de la compañía. Ahora con la salida a bolsa de esta red este ingeniero de 34 años por la Universidad de Navarra, Oliván que fue reclutado por Zuckerberg en 2007 para dirigir la expansión internacional del negocio, vuelve a la palestra informativa.

Y sus padres y familiares testigos silenciosos y orgullosos, pero en el fondo, como me comentaba, Florian, el padre de Javier, con muchas renuncias. El estar fuera del país, supone en un puesto de estas características, el verlo escasamente una vez al año. Y cuando llega al hogar familiar, pendiente del ordenador o el teléfono. Decirle “buenas noches “ y al saludarlo con los “buenos días” frente al portátil.

Esta es una renuncia que asumen los padres, madres y hermanos de hijos de famosos o que trabajan fuera del país. Según sus grados de responsabilidad, las visitas para Navidades o Semana Santa y alegría también para las fiestas mayores o un aniversario.

Que se lo pregunten a los familiares de Francisco Bernués, que trabaja en programas de investigación y desarrollo en Los Ángeles o los de Javier Blas periodista en el Financial Times. A esto se unen los que residen fuera de nuestra comunidad autónoma, pero no han salido del país, como el científico e investigador Carlos López Otín y Gonzalo Lardiés, gestor de Renta Variable de la Bolsa Española, sus familias merecen su parte en los logros.

Comentarios