Ayerbe celebró la fiesta del Voto a la Virgen de Casbas

Ayerbe honró el pasado fin de semana a la Virgen de Casbas, durante la Fiesta del Voto, con diversos actos, tanto religiosos como profanos. Los primeros consistieron en la Fiesta de la Cofradía, realizada el pasado sábado, que contó con una eucaristía en la parroquia ayerbense, presidida por el obispo de Huesca y de Jaca, seguida de una charla impartida por el mismo sobre María, Estrella de la nueva Evangelización concluyendo la jornada con una cena de hermandad.

El domingo , tuvo lugar la celebración principal, la Fiesta del Voto, y pese a que a primeras horas de la mañana parecía que iba a llover al final se disiparon las nubes y un sol radiante permitió poder llevar a cabo la romería al Santuario de Ntra. Sra. de Casbas, donde se concentró un numerosísimo público llegado de diversas partes.

Las circunstancias reinantes hicieron que la solemne misa se celebrara al aire libre, seguida con mucho respeto por los asistentes. Previamente se realizó la tradicional recepción de pendones y cruces parroquiales de las localidades asistentes (Ayerbe, Biscarrués, Fontellas, Losanglis y Piedramorrera) que junto al estandarte, público, celebrante y autoridades municipales de Ayerbe y Biscarrués dieron la también tradicional vuelta al Santuario. Al final de la fiesta religiosa el Orfeón Reino de los Mallos, que actuó en la parte musical, interpretó el Himno a la Virgen de Casbas. Posteriormente se repartió a los asistentes torta, en recuerdo del pan caridad, y vino. Para esta ocasión la imagen lució un precioso manto azul claro bordado con hilo de oro.

Esta es la ocasión en la historia reciente de esta fiesta que la misa se celebra fuera del recinto del Santuario. La vez anterior fue el 1 de junio de 1938.

La Fiesta del Voto se remonta al año 1640 habiéndose celebrado desde entonces sin interrupción alguna.

Los actos profanos contaron con un desfile de gigantes, la tradicional hoguera de la víspera deslucida por la lluvia, la suelta por la noche de una vaquilla infantil de fuego, para deleite de todos pero en especial de la chiquillería, baile hasta altas horas de la madrugada y, en la tarde del domingo, un festival de jota de fin de curso, seguido por numeroso público, puso el broche final a estos actos.

Comentarios