80 expedientes abiertos en 2011 por incumplimiento de la Ordenanza de Convivencia en Monzón

Tras las quejas vecinales por tender ropa o regar macetas en balcones que dan a la calle, la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Monzón recuerda la obligación de cumplir con la Ordenanza de Convivencia Ciudadana, que fue aprobada por todos los grupos políticos en 2008. En el último año, el consistorio abría 80 expedientes por el incumplimiento de esta normativa.

El titular del área, Raúl Castanera, indicaba que han recibido algunas quejas de vecinos que se sienten molestados por la costumbre de terceros de tender ropa en las fachadas y regar macetas situadas en terrazas o balcones que dan a la vía pública. Por ello, destacaba que dicha ordenanza está para cumplirla, al tiempo que hacía hincapié en el artículo 26 de la misma.

En ese punto se manifiesta la prohibición de sacudir tapices, alfombras y demás ropas de uso doméstico a la vía pública. Regar plantas y macetas colocadas en terrazas y balcones que miren a la calle cuando se produzcan daños o molestias a otros vecinos, especialmente a los de pisos inferiores o viandantes. En todo caso, dichos actos no podrán realizarse fuera de los horarios comprendidos entre las diez de la noche y las siete de la mañana.

Por último, también se prohíbe colocar macetas o cualesquiera otros objetos que pudieran suponer riesgos para los transeúntes, en los alféizares de las ventanas o balcones, cuando éstas carezcan de la protección adecuada. Todas estas limitaciones, están dirigidas a proteger el patrimonio privado de las personas y la estética de la ciudad.

En el contexto de quejas vecinales, cabe destacar que el ayuntamiento abría 80 expedientes en 2011 por la vulneración de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana. Las sanciones más comunes llegaban por orinar en la vía pública, por consumir bebidas alcohólicas en espacios públicos (en casos de consumo por menores, consumo por adultos con molestias a los usuarios o daños al mobiliario, consumo en envases de cristal y consumo en presencia de niños) y por arrojar papeles, basuras, animales muertos o cualquier material de desecho en lugares no expresamente autorizados para ello.

El importe de las sanciones varía en función del tipo de infracción: de 50 a 150 euros si es leve; de 151 a 300€ si es grave, o de 301 a 600€ si es muy grave. En caso de que se paguen dentro de los primeros quince días, tienen un cincuenta por ciento de descuento.

Comentarios