Tras una semana, Benabarre despide sus fiestas de San Medardo

Durante ocho días, los vecinos de Benabarre han estado celebrando sus fiestas patronales. Las de 2012 han sido unas fiestas muy especiales por diferentes motivos, entre ellos la despedida de Manuel Chesa, tras 25 años representando al “amo” en la tradicional Pastorada de la localidad y porque a las fiestas se le unió otra celebración, la del ascenso de la UD Benabarre a Preferente.

Las fiestas arrancaban el sábado 2 de junio con el pregón de fiestas a cargo de Henri Vilepinte. A partir de ese momento, y aunque las fiestas no comenzaban oficialmente hasta el jueves siguiente, Benabarre vivía unos días cargados de actividades como talleres para los más pequeños, exposiciones, obras de teatro o charlas.

En la noche del jueves al viernes se dio el pistoletazo de salida con el chupinazo y a partir de ahí y, hasta el domingo, Benabarre se llenó de actos tradicionales y novedosas que consiguieron que nadie se quedase en casa, entre ellos, la misa y la procesión de San Medardo, a las que les siguieron el Ball dels palitrocs que, este año, consiguió reunir a 140 “balladors”. Tras él, tuvo lugar uno de los momentos más emotivos, Manuel Chesa interpretaba su última Pastorada, tras 25 años, cediéndole el relevo a Javier Brescó.

Pero además, este año, los benabarrenses volvieron a ponerse sus camisetas amarillas en la fiesta que se preparó para celebrar el ascenso del Benabarre, hace quince días, a Preferente.

Y la XXXI Baixada de carricotxes también volvió a reunir de nuevo a centenares de personas, tanto subidos en ellos como viéndolos pasar a lo largo de sus tres horas de recorrido.

Así se ponía fin a las fiestas mayores de Benabarre, localidad en la que ya se trabaja para preparar las de verano.

Comentarios