En el Altoaragón se producen 114,5 millones de litros de agua mineral al año

En sector de las aguas minerales en Aragón trabajan, actualmente, más de 260 personas, cuenta con una producción anual de 453 millones de litros (el 10% a nivel nacional) y factura 56 millones de euros. Por estas cifras y por su importancia, el consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, y el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE), Francisco Vallejo, firmaban, este lunes, un convenio para la promoción y protección de los manantiales de agua mineral.

En el caso de la provincia de Huesca se cuenta con las empresas Aguas de San Martín de Veri con sus diferentes plantas, Aguas de El Run, también con sus diferentes captaciones y aguas Vilas del Turbón, todas ellas en la Ribagorza que suman un total de 69 trabajadores y 114.5 millones de litros al año. Cabe recordar que, en estos momentos, hay dos plantas paradas, una en Graus y otra en Panticosa.

En palabras del consejero, “el agua mineral es un producto que surge del corazón geológico de Aragón y del que nos queda un importante valor añadido. Facilita empleo de calidad en algunas comarcas y por eso es muy importante un buen posicionamiento en los mercados”.

Este convenio no tiene coste económico pero pretende fomentar la difusión del agua mineral de la Comunidad Autónoma, así como la divulgación de mensajes relacionados con la educación en hábitos saludables. Se trata también de estudiar las mejores alternativas técnicas para el desarrollo de proyectos de aprovechamiento de las aguas, en las condiciones más favorables para la protección del medio ambiente y para la protección y el mantenimiento de la calidad de los acuíferos.

Las empresas de envasado de agua mineral que desarrollan su actividad en Aragón representan una producción muy significativa del total de las aguas envasadas que se generan en España, con una producción en torno al 10%. Estas empresas de envasado contribuyen a la vertebración del territorio y generan empleo y riqueza en los lugares donde se ubican los manantiales, normalmente núcleos rurales con limitadas posibilidades de crecimiento y desarrollo.

La firma de este convenio pone de relieve la singularidad de las aguas minerales y su clara diferencia con el agua del grifo. Las aguas minerales son aguas sanas desde su origen, están protegidas de toda contaminación, tienen una composición en minerales que se mantiene inalterable a lo largo del tiempo y que pueden resultar beneficiosos para el organismo. Además, deben envasarse, por ley, a pie de manantial para conservar así toda la pureza y propiedades saludables que tienen en el acuífero. Por ello, las aguas minerales naturales son aguas que llegan al consumidor tal cual están en la naturaleza, sin recibir ningún tipo de tratamiento químico ni de desinfección para su consumo.

Comentarios