Los presidentes de las ADS manifiestan su desacuerdo ante la centralización de las OCA’s

El núcleo ribagorzano de Arén acogía una reunión, entre los presidentes de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria, en representación del sector ganadero de la Ribagorza Norte y Oriental, así como del entorno de Tamarite de Litera, en la que el tema principal era la centralización de las Oficinas Comarcales Agroambientales. Con este acto muestran su total desacuerdo porque, afirman, no se han tenido en cuenta, por ejemplo, las características de cada territorio. Por ello, exigen una reunión con los consejeros de Hacienda y Administración Pública y Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de G.A y la permanencia de las delegaciones de Benabarre, Arén, Montanuy y Laspaúles, así como el mantenimiento de la categoría de Castejón de Sos y Tamarite de Litera como Oca.

Audio sin título
Audio sin título

En esta reunión, se ponía de manifiesto el profundo desacuerdo con el Decreto 142/2012, del Gobierno de Aragón por el que se desarrolla la estructura periférica del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente y, por el cual, las Oficinas Comarcales Agroambientales centralizan sus servicios en las capitales de las distintas comarcas, perdiéndose, o en el mejor de los casos, descendiendo de categoría, gran parte de los servicios periféricos que se encontraban distribuidos por distintas poblaciones.

Estas agrupaciones consideran que “no se ha atendido a las características geográficas de las comarcas de montaña en las que los desplazamientos son más largos y dificultosos”. Consideran, además, que “el decreto va en contra de los principios básicos establecidos en la PAC europea y que son el mantenimiento del equilibrio territorial, la descentralización de servicios y la cohesión territorial”.

Por ello ven que la ejecución de este decreto supondrá el empeoramiento del servicio con una atención menos personalizada y con un menor flujo de información tanto en asuntos gestionados por el departamento como en las novedades y avances técnicos del sector.

Explican que el cumplimiento de este decreto también traería consigo una grave afectación a colectivos especialmente sensibles, como personas de edad avanzada que no pueden desplazarse por lo que resulta más sencillo y económico que se desplace un funcionario para prestar un servicio a la periferia de la comarca que un elevado número de ganaderos a la sede de la OCA, así como “la disminución de la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas al generarse un mayor gasto en desplazamientos y tiempo invertido”.

En esta reunión, se hablaba también de que “la desaparición de un servicio que se presta en los municipios pequeños, indirectamente repercutirá en otros como el comercio y la hostelería, por ejemplo”. Y hacen especial hincapié en que, “en la actual coyuntura económica de la región, la agricultura y la ganadería están siendo uno de los pilares que mantienen la actividad económica”.

Añaden, además que, en el decreto se contempla que la Comarca de la Ribagorza pasa a ser una única Área Medioambiental con sede en Graus y consideran que “se deben garantizar los servicios medioambientales en la periferia, atendiendo a las especiales características de la Comarca, plagada de Espacios Naturales, LIC´S y ZEPA´S y con abundantes trámites medioambientales relacionados con la ganadería”.

Comentarios