El PSOE-Monzón pide la declaración del Bautizo del Alcalde como fiesta de interés turístico de Aragón

Bautizo del Alcalde. Monzón

El Grupo Municipal Socialista en Monzón presentaba una moción para su debate y aprobación en el próximo pleno relativa a la declaración del Bautizo del Alcalde como fiesta de interés turístico de Aragón. En ella, instan al Ayuntamiento a que solicite este reconocimiento ante el departamento competente en materia de Turismo del Gobierno de Aragón, y que, en caso de aprobarse, se remita el acuerdo plenario al consejero delegado de esta materia.

Según indicaban los socialistas montisonenses, la declaración de interés turístico es uno de los instrumentos privilegiados con los que cuenta el Gobierno de Aragón para la promoción turística. A juicio de la portavoz socialista, Elisa Sanjuán, Monzón lleva años trabajando por potenciar este sector, muy rico en la ciudad, ya que cuenta con un importante patrimonio, aunque también es necesario poner en valor nuestras fiestas y tradiciones.

En los antecedentes de la moción, el grupo municipal socialista argumenta que el Bautizo del Alcalde cuenta con todos los requisitos para ser declarada fiesta de interés turístico de Aragón, ya que es un acontecimiento notorio y original, muy enraizado en la tradición popular, que supone una manifestación de su historia y valores propios de nuestra cultura, y que tiene una especial importancia como atractivo turístico.

Se trata de la tradición montisonense más singular de la ciudad, que se celebra cada año el 4 de diciembre, coincidiendo con la festividad de Santa Bárbara, patrona de la ciudad. El Bautizo del Alcalde consiste en el lanzamiento de golosinas, anteriormente también castañas y monedas, desde los balcones del Ayuntamiento por parte de los concejales, las Zagalas y Zagaletes y algunos invitados. Durante el acto, la Plaza Mayor se llena de gente, especialmente de niños.

En su propuesta plenaria, los socialistas montisonenses también diferencian entre la historia y la leyenda de esta tradición: la fiesta se basa en el 4 de diciembre de 1643, cuando las tropas castellanas reconquistaron el castillo de Monzón, en poder del ejército francés desde el 19 de mayo de 1642 (guerra de la Secesión), y por este motivo, Santa Bárbara es patrona de la ciudad.

A partir de ahí, cuenta la leyenda que la población decidió nombrar alcalde, y que la mayoría se pronunció a favor de un hombre recto, cabal y morisco. La confesión religiosa del electo estaba en duda, y el conflicto se solucionó cuando confirmó su fe cristiana, aceptando ser bautizado en público, y la ciudad estalló en una fiesta. Desde los balcones del Ayuntamiento cayeron castañas y dulces. Y así, hasta hoy. De hecho, durante los últimos años grupos de teatro de la ciudad representan esta historia y leyenda el día de su celebración.

Con todos estos argumentos, el grupo municipal socialista insta al gobierno municipal y a la DGA a que efectúen las actuaciones precisas para que el Bautizo del Alcalde sea declarado fiesta de interés turístico de Aragón mediante un acuerdo de pleno que busca la unidad de todas las fuerzas políticas.

Comentarios