El PSOE denuncia el desmantelamiento del barrio del Perpetuo Socorro

El Partido Socialista en el Ayuntamiento de Huesca denuncia el desmantelamiento del Barrio del Perpetuo Socorro de Huesca por parte del equipo de gobierno del PP y de la alcaldesa Ana Alós; quienes, afirman, “en los últimos meses ha llevado a cabo una serie de actuaciones que privan a los vecinos de determinados servicios públicos que hasta ahora tenían”.

La última de las medidas adoptadas ha sido el cierre los fines de semana del Hogar de Mayores, propiedad del IASS. En este sentido, los socialistas reclaman a la alcaldesa “que luche y que defienda los intereses de los vecinos ante el Gobierno de Aragón”. Para muchas personas mayores, apunta Teresa Sas, miembro del Grupo Municipal Socialista, “el hogar es un sitio de referencia en el barrio, un lugar de convivencia y de relación social”. Cabe señalar que el centro cuenta con unos 6.000 socios.

Para paliar en parte la situación que se está generando con el cierre del Hogar de Mayores, el Grupo Municipal Socialista trasladó en la Comisión de Cultura una propuesta en la que contemplaban que el Centro Cívico Santiago Escartín Otín se mantenga abierto los sábados y domingos por la mañana en verano.

Desde el Grupo Municipal Socialista piden al equipo de gobierno y a la alcaldesa que de solución a la demanda de ocio y convivencia de los mayores del barrio durante el verano y que contemple la propuesta hecha por el PSOE, que hasta el momento no ha obtenido respuesta.

Esta formación política habla de la coincidencia del cierre del Hogar de Mayores los fines de semana con otras medidas que también inciden en el Barrio del Perpetuo Socorro y “que perjudican de forma considerable a la población”.

En este sentido, señalan el abandono de la promesa electoral de Ana Alós de construir un nuevo centro de salud en el barrio, la falta de viabilidad para el solar de la antigua cárcel, el cierre de la escuela infantil 0-3 años y su traslado a otra zona de la ciudad o la eliminación de una vía en el colegio Pío XII.

Comentarios