La falta de subvenciones ahoga a asociaciones como el Centro de Solidaridad de Huesca

Los recortes económicos en subvenciones y ayudas que están sufriendo en los últimos tiempos las distintas ONGs, por parte de las instituciones, les están llevando a replantearse su trabajo y a realizar a su vez, recortes en los servicios que venían dando a los ciudadanos. Es el caso del Centro de Solidaridad de Huesca, que ayuda a drogodependientes y lleva a cabo programas de prevención de consumo de alcohol y drogas. La difícil situación económica por la que están pasando ha provocado que estén reduciendo intervenciones y que, por ejemplo, se haya "aparcado" un proyecto de prevención que se iba a hacer mediante las nuevas tecnologías. Como dato curioso hay que comentar que la crisis está también cambiando las costumbres de los drogadictos. Cuando la gente tenía dinero, también había mucho consumo de drogas. Ahora, la falta de dinero provoca que cada vez haya más demanda de desintoxicaciones. Más demanda y menos subvenciones provocan preocupación en el Centro de Solidaridad de Huesca, donde se preguntan cómo lo van a hacer. Muchas de las personas drogadictas que acuden, se suelen enviar al Centro de Solidaridad de Zaragoza. Allí, de los 55 que se atendían, se ha pasado en la actualidad a 30, una cifra que inquieta mucho a los responsables, que ven cómo se va a perder una oportunidad de poder ayudar a más personas. Hay que tener en cuenta, además, que hasta ahora los tratamientos terapéuticos ambulatorios que se les daban eran gratuitos, algo que no se sabe si podrá continuar así.

Comentarios