512 explotaciones de ganadería de montaña han desaparecido en los últimos 10 años

vacas raza pirenaica vacuno

La Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés, Adelpa, otorgaba su tercera beca de investigación a la realización de un estudio sobre la ganadería de montaña. Su autora, Sonia Solano, del sindicato agrario UAGA, ha analizado la situación actual para elaborar un diagnóstico con el que poder proponer medidas. El diagnóstico evidencia el envejecimiento del sector y el bajo relevo generacional, lo que provoca un abandono del paisaje y el embastecimiento de los pastos. Consecuencias que pueden ser graves si continúa la tendencia seguida hasta ahora. En los últimos 10 años han desaparecido 512 explotaciones en el Pirineo.

Audio sin título
Audio sin título

Esta actividad es la única vía de aprovechamiento y conservación de los pastos, un importante recurso natural. El progresivo abandono de las explotaciones puede llevar a la desaparición del paisaje actual creando un bosque cada vez más cerrado que aumenta el riesgo de incendios. Además de los efectos en el paisaje, se pierde el patrimonio cultural sobre el manejo de pastos.

Los ganaderos centran sus problemas en la falta de adaptación de las normativas a sus condiciones (climáticas y geográficas), el encarecimiento del producto y la ausencia de gobernanza en los pastos. El objetivo de este informe es proponer una serie de medidas que proporcionen a los ganaderos el nivel de vida adecuado.

Las principales conclusiones que se desprenden del estudio son que la ganadería de montaña es un sector envejecido con escaso relevo generacional y con un aumento del tamaño de las explotaciones, consecuencia de la profesionalización y de la necesidad de rentabilizar las mismas.

Las medidas que propone pretenden facilitar el manejo del ganado, favorecer la incorporación de jóvenes ganaderos o promover el reconocimiento social sobre la necesidad de esta actividad.

Comentarios