Bodega DCueva-DMonegros abre sus dependencias en Lanaja

Un nuevo proyecto empresarial vitivinícola abría sus puertas con la inauguración oficial este sábado en Lanaja, una iniciativa interesante en tiempos de crisis. Bodega DCueva-DMonegros es la apuesta del monegrino Fernando Mir por recuperar la tradición enológica que ha caracterizado a las tierras áridas y las estepas de Los Monegros. Doscientas personas asistían a la apertura oficial de la bodega en la localidad najina.

Su seña de identidad es ofrecer vinos singulares, que gracias a las condiciones climatológicas de esta tierra y a la no utilización de regadío sino que todas las viñas están en secano, se obtienen vinos muy potentes y explosivos. A esto hay que añadir, el trabajo artesanal que se desarrolla para obtener un producto final muy ‘mimado’ y ‘exclusivo’, todo ello bajo el slogan “El Vino del Desierto”.

La filosofía de esta bodega, tal y como explica su propietario, Fernando Mir, es hacer una producción “artesanal y pequeña, con lo cuál es interesante que el cliente nos conozca y lo vea como un producto de cercanía”. Por ello, su opción es tener contacto directo sin intermediarios para adaptarse a la producción exclusiva y comercializar en la zona local y comarcal, además de Huesca y Zaragoza capital.

Bodega DCueva-DMonegros tiene una capacidad de producción de entre 10.000 y 15.000 kilos de uva, gracias a sus 8.500 plantas en cuatro hectáreas de viñedo bajo la sierra de Lanaja. El objetivo es llegar a elaborar entre 12.000 y 15.000 botellas de vino al año.

En tinto el 50% de la uva es garnacha, variedad muy típica en Aragón; el 35% es mazuela, cuyo nombre técnico es cariñena, es habitual en Aragón y Cataluña; el 15% restante corresponde a la variedad francesa syrah. En uva blanca cuenta con 700 plantas de las cuáles el 50% es garnacha blanca; el 30% es de alcañón, una variedad casi exclusiva de Somontano y Monegros; y el resto de las foráneas chardonnay y viognier para completar la producción de vino blanco.

Comentarios