A Vivir el Alto Aragón desde Lanuza, da la bienvenida a Radio Sabiñánigo a la cadena SER

A vivir lanuza

El programa de las emisoras de Radio Huesca, A Vivir el Alto Aragón, ha estado con los vecinos de Lanuza en su fiesta de los veinte años transcurridos desde el inicio de su recuperación. Igualmente este programa del fin de semana que dirige, Cristina Pérez, ha servido para dar la bienvenida a la programación convencional de la cadena SER, a la emisora Radio Sabiñánigo, en el 89.1 y que hasta las 20.10 del sábado día 30 de junio había ofrecido música e información con M80radio.

Los participantes en el programa, Matías Naverac, primer presidente de la Asociación de Antiguos Vecinos, Ildefonso Torreño, arquitecto encargado del proyecto de rehabilitación, Leonardo Puértolas, arquitecto técnico, José Luis Sánchez, exalcalde de Sallent de Gállego, Lourdes Arruebo, vicepresidenta de la Diputación de Huesca, Jesús Gericó, actual alcalde, Eugenio Naverac presidente de la Asociación Cultural de Lanuza, Marian Pérez, secretaria de la misma, que ha recogido el testigo de la primera asociación vecinal y Javier Grasa, hijo de Marcos homenajeado en la jornada del sábado. A estos se unieron con una jota Elvira y Jesús y al final las gaitas sonaron con el palotiau de Lanuza, que llevaron acabo los hermanos de “Casa el Rey”.

En el transcurso de las intervenciones en el programa realizado a la entrada de la iglesia parroquial, en un día de pleno sol, cuyo calor se atenuaba con el viento de las montañas sallentinas, se dejo constancia del esfuerzo y tesón de los antiguos habitantes y sus familias por la recuperación de su localidad desde 1989 en que se constituyó la Asociación de Antiguos Vecinos de Lanuza y a partir de 1992 la Confederación Hidrográfica del Ebro empezó a revertir los terrenos y el núcleo urbano que quedaba por encima del nivel de seguridad del embalse.

En el programa se ha dado nombre a este proyecto con tres mosqueteros, Marcos Grasa, Matías Naverac y Ángel Pérez que junto al cuarto mosquetero, los propios vecinos han sido los impulsores de su rehabilitación.

La iglesia de Lanuza fue el primer edificio que se rehabilitó y cada miembro de la asociación aportó 500.000 pesetas para comprar los derechos de la misma y, además de la aportación económica se sumaron los trabajos vecinales. Se han rehabilitado un total cerca de setenta casas desde la cota 1.270 y desde allí hacia abajo los terrenos todavía pertenecen a Confederación Hidrográfica del Ebro.

De cara al futuro siguen en su empeño de seguir trabajando y en vivir en esa población que ahora quiere que se acorten los plazos y se integre con todos los derechos y deberes en el municipio de Sallent de Gállego. En estos momentos está pendiente de cerrarse el tema urbanístico al estar vigente la figura de la junta de compensación y los vecinos son los que se encargan de construir el parque infantil, los columpios, de limpiar las calles de nieve en invierno y de las papeleras durante el año.

Desde el Ayuntamiento se esta con interés en que el asunto llegue a resolverse cuanto antes y Lanuza pase a ser un barrio de Sallent de Gállego con todos sus derechos y deberes.

Comentarios