El Movimiento Rural Cristiano de Monegros con el alcalde de la ciudad nicaragüense con la que trabajan

La Asociación Movimiento Rural Cristiano de Monegros será durante tres días la anfitriona de la visita que girará a la provincia de Huesca, Carlos Norori, alcalde de Ocotal (Nicaragua), una ciudad en la que esta ONG lleva desarrollando un conjunto de proyectos educativos, sanitarios, culturales y agrícolas desde la tragedia del huracán Mitch en 1998. Carlos Norori recala en Huesca dentro de una gira de trabajo que está realizando en España con el objetivo de estrechar relaciones de cooperación e intercambiar experiencias. Su primera parada se realizó en Rubí (Barcelona), una ciudad hermanada con Ocotal. Allí, Rubí Solidari trabaja para conseguir un mundo más justo con distintos proyectos en Nicaragua, Guatemana, Iraq, Siria o el Sáhara. Entre el martes y el jueves, el alcalde de Ocotal tendrá una apretada agenda en el Alto Aragón en la que estará acompañado por Antonio Brosed, presidente de la Asociación Movimiento Rural Cristiano de Monegros. El martes, 3 de julio, Carlos Norori tendrá encuentros de trabajo con la Diputación Provincial de Huesca, con el Obispado de Huesca y con el Ayuntamiento de Huesca. Las tres instituciones contribuyen al sostenimiento económico de los diferentes programas de cooperación de Monegros con Nicaragua. El miércoles, Carlos Norori visitará Las Cortes de Aragón y por la tarde, a partir de las 20.00 horas, participará en el salón de actos del Ayuntamiento de Robres, localidad donde se encuentra la sede social de la ONG, en un acto público donde se presentarán las actividades del proyecto ‘Monegros con Nicaragua’. Al mismo, asistirán representantes institucionales de la Comarca de los Monegros. El viaje a la provincia de Huesca concluirá el jueves con una recepción en el Ayuntamiento de Monzón. ‘Monegros con Nicaragua’ sostiene diferentes proyectos en Ocotal: atención educativa y alimenticia en cuatro centros de educación infantil, una Casa de Cultura, un centro de salud, compra de medicamentos, sillas de ruedas, audífonos y zapatos protésicos para niños discapacitados, huertos familiares y ganadería de subsistencia en el pueblo indígena de Mozonte, ayudas de emergencia para reconstrucción de casas… Para ello, cuenta con la ayuda económica de varias instituciones de la provincia de Huesca, pero sobre todo con la solidaridad de 300 personas que participan en el programa de apadrinamientos de niños y niñas con una cuota de 18 euros mensuales.

Comentarios