Escasez en la campaña frutícola del Bajo Cinca

fruta inmigrante

La escasez de fruta continúa siendo el rasgo identificativo de la campaña frutícola 2012 en el Bajo Cinca pero la situación no se traduce en acusados incrementos de precio. La situación, no obstante, es mejor que la del año pasado y los precios oscilan entre los treinta y los sesenta céntimos para los productores y la fruta encuentra salida en el mercado.

Las menguadas cosechas son norma para todas las variedades y especies que se cultivan en el Bajo Cinca y han afectado especialmente a las variedades tempranas. Así, y por ejemplo, la producción de cereza ha sido este año hasta un 40% menor y la de albaricoque entre un 30 y un 40%.

En esta coyuntura, los mejores precios los registra una variedad tradicional de la zona como el melocotón amarillo, del que hay escasez. Está más buscado. Ha habido una reconversión hacia variedades más productivas como nectarinas o paraguayos y el mercado necesita más melocotones amarillos porque hay escasez, ya que van en retroceso. Es el producto estrella en estos momentos y los precios son notablemente superiores a años anteriores. Sin embargo, esta circunstancia no hace que las plantaciones de melocotones amarillos sean más rentables que los recientemente tan extendidos paraguayos, ya que hablamos de árboles con menos producción. Las plantaciones de melocotón amarillo producen aproximadamente la mitad que las de paraguayo y, por tanto, para que resulten más rentables que éstas, el precio de los melocotones amarillos debería ser el doble que el de los paraguayos. Es un tema que debemos estudiar”, explica el director de MercoFraga.

Durante el resto de campaña se espera que no haya problemas y que las producciones de la zona –en el Bajo Cinca se producen anualmente más de 200 millones de kilos de fruta- no encuentren problemas a la hora de comercializarse.

Comentarios