Preocupación por el impacto de la PAC en el sector ganadero de Aragón

La futura reforma de la PAC prevé su aplicación entre 2014 y 2020. En octubre del pasado año, se publicaron los borradores de Reglamentos, que deberán configurar las bases futuras para el sector agroalimentario europeo. Esta política supone para Aragón unos 520 millones de euros anuales de fondos europeos, si se suman las ayudas a la renta para los agricultores y los programas de desarrollo rural. Se trata, por ello, de un elemento sustancial en la economía de nuestro medio rural, suponiendo en torno al 30% de la renta de los agricultores y ganaderos aragoneses. El Director General Adjunto de Agricultura de la Comisión Europea, Joao Pacheco, visitó Aragón días atrás, tras una invitación cursada por la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne. En el encuentro, participaron de forma activa tanto ganaderos como los Directores Generales del Ministerio y de la Comunidad Autónoma. Durante su visita, pudo conocer sobre el terreno la realidad de la ganadería aragonesa que, en gran medida, es un fiel retrato de este sector tanto a nivel español como también de otros países mediterráneos de la Unión Europea, así como la complejidad de su encaje en la futura política que ahora se está diseñando. Desde el Departamento de Agricultura de Aragón se recuerda el complejo ajuste de nuestra ganadería en el nuevo modelo regional basado únicamente en superficies. La gran superficie existente de tierras de paso podría generar movimientos especulativos, que nada aportarían a la defensa de la legitimidad de esta política ante los ciudadanos europeos. Creen que es necesario establecer alguna ligación entre la actividad ganadera extensiva y las superficies de pasto por las que cada explotación pueda percibir ayudas. Finalmente, sugieren que hay que buscar un encaje racional a la ganadería intensiva de vacuno, ajustado a su realidad productiva. A instancias de las Cortes de Aragón, el Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente puso en marcha una ronda de debate con los agentes representativos del sector aragonés, que cristalizó en un documento conjunto, que evalúa y se posiciona ante el contenido de la nueva reforma. El documento también fue sometido a debate por los grupos parlamentarios. Igualmente, se ha presentado ante el Ministerio de Agricultura, interlocutor en las instituciones europeas, y se han mantenido encuentros bilaterales con otras Comunidades Autónomas del Valle del Ebro, con intereses comunes en diversos subsectores. Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, la definición de la política agraria no es cosa únicamente de la Comisión Europea y del Consejo. Se ha incorporado ahora el proceso de codecisión, en el que participa el Parlamento Europeo a través de los grupos políticos que lo conforman.

Comentarios