Extraescolar escolar es… Y complementarias

Plataforma Escuela Pública de Huesca "Si nunca podemos acertar, más vale que cambiemos de vez en cuando nuestra manera de estar equivocados." La idea es de T.S. Eliot, que aunó como pocos la creación y la crítica. Vale, ¿y qué tiene que ver la cita con las actividades extraescolares y complementarias? En los proyectos educativos de cada centro de la escuela pública (y en otras burocracias varias) se suele dejar claro que estamos educando personas, es decir: algo más que alumnas que han de superar un examen, que alumnos con buenas notas, que también; es decir, que además formamos personas que no solo ocuparán un puesto de trabajo y consumirán después para sentirse felices; se dice, y además nos lo creemos, como se demuestra en el día a día escolar, que la escuela ha de ser transformadora y garante de igualdad. Con frecuencia decimos, “uf, no saben comportarse en el teatro”, pero no pensamos por qué razón no saben, que puede que sea porque no les han enseñado. Precisamente por eso este artículo se titula así: “Extraescolar escolar es… Y complementarias”, porque creemos (y sabemos por la experiencia contrastada) que también son formativas estas actividades, formativas en sí mismas y complementarias del resto de materias. Y por eso desde los diferentes departamentos didácticos de los institutos y grupos de trabajo se organizan jornadas de acogida y actividades de convivencia para quienes llegan al instituto por primera vez, dejando atrás la escuela; salidas por cursos para hacer grupo; desayunos saludables a base de frutas porque no queremos jóvenes obesos; cine para vivir otras experiencias; por ejemplo teatro para que los mayores cuando se saquen el carné de conducir, además de aprobar el examen, sepan que conducir es respetar las normas y al resto; teatro y más teatro: de Valle Inclán al teatro en francés (que cuando lleguen las PAU no vendrá mal); visitas a los juzgados de lo social; jornadas de energías renovables; talleres de prevención de conductas violentas; charlas para mejor buscar un empleo, que no siempre se puede estar estudiando, auque sí siempre aprendiendo; mesas redondas para conocer otras culturas con el CAREI; viajes siguiendo a Machado; viajes que cruzan las fronteras para practicar mejor y sobre el terno lo que sabemos de otros idiomas; viajes de estudios a los que hay que ir, sabiendo a qué se va; conferencias con científicos que no están locos; concursos y exposiciones de fotos; rastrillos artesanales; ferias del libro y cuentacuentos en la biblioteca escolar (pues como dijo la poetisa estadounidense Emily Dickinson: “no hay mejor barco que un libro / que nos traslade a otras tierras,/ ni caballos como páginas / de desbocada poesía.”), etc., etc. ¿Y quién se encarga de una veces organizar, siempre coordinar, todo esto: calendarios de fechas, reservas de entradas, contratación de autobuses, llamadas telefónicas, reajustes de horarios, preparación de permisos, redacción de información para las familias, acompañamiento como refuerzo al profesorado […], reserva en el museo como grupo, informes de evaluación tras la actividad…? La persona que desempeña la jefatura del Departamento de Extraescolares. Sí, esa que en virtud de la ORDEN de 8 de junio de 2012, el próximo curso 2012-13 solo tendrá un período lectivo de reducción (antes tenía 3), amén de más alumnos en clase, más ejercicios que corregir, más trabajos que supervisar, menos compañeros con los que trabajar de modo cooperativo… Pero dicen que no hemos de quejarnos, que la calidad de la enseñanza no se resentirá. ¿Ustedes qué creen?

Comentarios