La Asociación de Amigos del Camino de Santiago quiere dar importancia a la figura de San Galindo

Dentro de sus actuaciones para revitalizar el Camino de Santiago a su paso por la capital oscense, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago ha propuesto al ayuntamiento de Huesca el adecentamiento de una estancia de la ermita de Salas, en la que hay unas pinturas murales, que representarían a San Galindo, considerado como el primer hospitalero europeo. La estancia, que se sitúa a la derecha del altar, tiene las vigas del techo de cemento a la vista. El ayuntamiento se habría comprometido a cubrirlas, mientras que la Asociación indicó que elaborarían un panel explicativo, para dar información a los peregrinos que, hoy en día, llegan a estaermita. Las pinturas, del siglo XIV que se encuentran en la pared de esta sala, muestran a un benedictino y, aun con dificultad, parece leerse, Galindus. También aparece pintada Santa Catalina. La Asociación de Amigos del Camino de Santiago recuerda que San Galindo, del que se dice que fue natural de Huesca, es un caso único santo hospitalero. De los historiadores de la ciudad, tan sólo Federico Balaguer habla de la posible existencia de San Galindo en Huesca. Ni Ricardo del Arco, Antonio Durán, el Padre Huesca o Diego de Aínsa lo nombraron nunca en sus estudios. No hay que olvidar, en todo caso, que la ermita de Salas era de por sí un lugar de peregrinación, al margen del Camino de Santiago. No en vano, Alfonso X el Sabio dedicó nada menos que 10 cantigas a la Virgen de Salas.

Comentarios