Condenado a 10 años un ex soldado por el homicidio de un compañero en Jaca

El ex soldado profesional, de origen venezolano, Dióscar A.G. ha sido condenado a 10 años y 2 mese de prisión por la Audiencia Provincial de Huesca por ser el autor responsable del homicidio de su compañero Iván Castiello en diciembre de 2009 en el Acuartelamiento San Bernardo de Jaca. La sentencia, que se ajusta al veredicto de culpabilidad emitido por el jurado popular que enjuició el caso, impone al procesado indemnizaciones de 30.000 euros para cada uno de los dos hermanos de la víctima pero rechaza considerar responsable civil subsidiario del pago al Ministerio de Defensa.  En su resolución, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal admite a este respecto que los hechos ocurrieron dentro de un recinto militar, pero descarta considerar responsable civil a Defensa por "permitir" la utilización de sus instalaciones como residencia.  "No queda acreditado que la agresión se realizará con ocasión del desempeño de sus obligaciones o servicios por parte de un soldado, ya que se desarrolló traspasando el ámbito de la relación entre soldado y ejército, sin guardar relación con la prestación de la actividad profesional" según el tribunal .  A tenor del veredicto del jurado, el tribunal aprecia una atenuante por embriaguez, aunque considera que ésta no disminuyó de forma significativa la capacidad volitiva del procesado hasta el punto de no ser consciente de lo ocurrido.  La sentencia, al hilo del veredicto, valora que existió "relación de causalidad" entre la agresión y la muerte de su víctima, y descarta, a tenor de lo planteado por la defensa, de que el fallecimiento se debiera a una práctica médica inadecuada.  El tribunal destaca, además, que los miembros del jurado valoraron la intencionalidad del procesado en el hecho de la arma elegida, una navaja, y en la zona del cuerpo elegida para infligir la herida.  Añade la Audiencia oscense que el jurado se decantó por la tesis del "dolo eventual" al afirmar que el procesado, en el momento de apuñalar a su víctima, "era consciente de que podría causarle la muerte y aceptó el resultado en caso de que se produjera".

Comentarios