Morirse costará 500 euros más de media

Con la subida del IVA, a partir del 1 de septiembre, un entierro costará unos 500 euros más de media. Este aumento de la tarifa se debe a que las funerarias han entrado dentro de la lista de servicios que se verán afectados con el paso del 8 al 21% de IVA. Una decisión que desde estos negocios consideran equivocada e injusta para las familias.  El abanico de precios de los servicios funerarios es amplio. Va desde los 2.000 euros hasta los 6.000. El gasto medio está en torno a los 3.000 euros, una cifra a la que se sumarán 400 euros más por el incremento de los trece puntos del IVA.   En el caso de los entierros más caros, que pueden llegar a costar hasta 6.000 euros, el IVA pasará de los 480 euros actuales a 780. Otra opción es la incineración, algo más económica, en Huesca un servicio completo está en 650 euros.  Desde las funerarias de Huesca explican que tendrán que ver cómo afrontan este cambio para no aplicar íntegramente la subida del IVA a los precios.     Las empresas funerarias consideran que es una medida injusta ya que dar sepultura a los muertos es algo obligatorio, un gasto que sigue siendo elevado aún cuando se quiere el servicio mínimo.  

Comentarios