Gerardo Oliván dice que a los policías locales “se les fue de las manos” la manifestación del lunes

Detrás de las últimas protestas de miembros de la Policía Local de Huesca estaría el malestar creado tras conocer que hay determinados cuerpos en el Ayuntamiento, como el de bomberos, al que no afectará de la misma forma el decreto de recortes a los empleados públicos aprobado por el gobierno central. Esa situación es lo que llevó hace unos días a convocar una manifestación en la plaza del ayuntamiento, en la que alguno de los policías locales impidió la entrada de la alcaldesa en el parking municipal, un incidente que el equipo de gobierno no parece dispuesto a dejar pasar por alto.

Gerardo Oliván, el concejal de personal y primer teniente de alcalde ha pedido un informe oficial sobre la manifestación en la que se llevó a cabo el plante a la alcaldesa para después tomar una decisión, sin descartarse ninguna posibilidad.

Lo que sí es seguro es que la concentración, protagonizada en su mayoría por policías locales, no contaba con la oportuna autorización.

Oliván, en declaraciones a Radio Huesca, ha dicho que el incidente es grave, ya que no se dejó entrar a la primera autoridad de la ciudad por parte del cuerpo que tiene que garantizar su seguridad.

Según ha podido saber Radio Huesca, los ánimos están muy calientes, aunque esta situación no está afectando al servicio, y se espera que las próximas fiestas transcurran con normalidad por parte de la Policía.

Una vez se tenga el informe de lo ocurrido se tomará una decisión, ha dicho Gerardo Oliván, sin descartar ninguna posibilidad y sin ninguna premisa tampoco.

También hay un cierto malestar entre el consistorio por la presencia en la manifestación contra los recortes de un numeroso grupo de bomberos con uniforme incluido y con material del parque. Este último aspecto tampoco ha sido bien recibido en el equipo de gobierno, aunque tampoco se quiere llegar más allá.

El Presidente de la Junta de Personal, Enrique Laclaustra, también se ha pronunciado sobre la situación municipal. Reconoce que los recortes en el ayuntamiento no afectarán a todos los empleados por igual y que eso está generando muchas tensiones, de manera que algunos cuerpos se sienten agraviados respecto a otros. Los policías locales dicen no entender por qué ellos tienen que hacer cuatro días y cuatro horas más hasta final de año y los bomberos no.

El próximo martes se ha convocado otra manifestación a primera hora de la mañana a las puertas del ayuntamiento, para la que sí se ha pedido autorización. Ese día se reúne de nuevo la mesa de negociación.

Los representantes de los trabajadores reconocen que la reunión llega en un momento crítico y que si hay expedientes por los incidentes del pasado lunes se planteará un escenario distinto, poco propicio para el acuerdo.

Comentarios