El tráfico de la carretera N-330 estrena el nuevo túnel de Monrepós

 Los coches que, desde este jueves, circulan por la carretera N-330, entre Arguis y el Alto de Monrepós, ya pueden recorrer parte de la futura autovía A-23. Se trata tan solo de 3 kilómetros que se abren al tráfico para poder seguir con las obras. Ahora, se trabajará en el trazado de la actual carretera en este tramo para adecuarla a las características de la futura autovía.  El desvío va desde el nuevo edificio de control de túneles, que se está construyendo junto a Arguis, hasta la embocadura sur del segundo túnel de Monrepós. Allí se vuelve al actual trazado.   De esta forma los trabajos pueden continuar sobre la calzada vieja, para convertirla en parte de la ansiada A-23, y adecuar el viejo túnel a las exigencias técnicas de la autovía.   Así, los vehículos usan uno de los sentidos de la futura autovía, que incluye un nuevo túnel de 1.600 metros, paralelo al actual. El otro sentido será el trazado de la actual carretera.

Comentarios