Preocupación por la escuela pública, sus alumnos y su futuro

El aumento de las ratios y la disminución del número de profesores en plantilla preocupa y mucho a los directores de los diferentes centros educativos de Primaria y Secundaria de la provincia de Huesca que, este jueves, se reunían en el IES “Ramón y Cajal” para valorar cómo quedarán los colegios e institutos, el próximo curso escolar, tras los recortes aplicados. También se marcaban las pautas para trabajar en un nuevo calendario de movilizaciones.

Esta semana han sido varias las concentraciones que se han llevado a cabo ante las puertas del Servicio Provincial de Educación, en la plaza Cervantes, coincidiendo con el periodo de adjudicación de las plazas de interinos en Primaria. Este viernes la Junta de Personal Docente no universitario ha convocado una nueva concentración, a partir de las 10.00 horas.

Acciones que se repetirán la semana del 20 de agosto coincidiendo con la asignación de plazas de profesores interinos en Secundaria. A finales de ese mes está previsto que se reúnan los sindicatos de enseñanza para definir el calendario de movilizaciones en defensa de la escuela pública. Éste arrancará el 3 de septiembre, día en el que se da inicio al nuevo curso escolar.

En la reunión de directores, en la que se daban cita una treintena de personas, se ponía de manifiesto dos eslóganes que resumen el malestar del profesorado: “Preocupación extrema por la escuela pública, sus alumnos y su futuro” y “Recortar en educación, en investigación y en innovación supone definir que España se niega a su propio futuro”.

Consideran, además, que dichas medidas no ayudarán a mejorar los resultados del Informe PISA y dificultarán alcanzar los objetivos marcados por la Unión Europea para el 2020.

INQUIETUDES DEL PROFESORADO

En Educación Primaria preocupa la pérdida de técnicos de Infantil en aquellos centros en los que se han suprimido aulas. También la modificación del período de adaptación de Primero de Infantil que se reduce de diez a cinco días, y el desconocimiento de muchas familias sobre la repercusión que estas medidas van a tener en la calidad de la enseñanza de sus hijos.

Así mismo, temen que los grupos de alumnos sean numerosos y con menos profesores, que tendrán que impartir todo tipo de asignaturas, sea cual sea su especialidad.

En Educación Secundaria les preocupa que algún cupo no esté cerrado en las asignaturas optativas, lo que supondrá el cierre de itinerarios ya que, aseguran, no se va a respetar el proyecto educativo de cada centro. También la reducción del número de profesores interinos y con ello más carga de trabajo y una peor formación de los alumnos.

Comentarios