Agentes de Protección de la Naturaleza vigilan el interior de los barrancos de la Sierra de Guara

Los Agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón tienen, por segundo año consecutivo, un servicio de vigilancia especial en el descenso de barrancos, como el Vero y la Peonera, en la Sierra de Guara. Su función es conocer el estado medioambiental de estos ecosistemas tan frágiles, y velar por el cumplimiento de la normativa en los espacios naturales protegidos, sobre todo en estos meses de masificación de visitantes.   Son diez los forestales capacitados para ejercer sus funciones diarias en zonas de difícil acceso, como son el interior de los cañones, y las zonas más agrestes de los espacios naturales protegidos de Aragón. El estado de los barrancos que han explorado es bueno. En su ruta también informan a los numerosos barranquistas sobre la normativa de protección del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, observan las zonas con presencia de peces y demás fauna acuática, y registran las áreas donde se producen impactos o daños al medio natural. Durante el verano la presencia de visitantes muy alta, y se encargan de que haya al menos diez minutos entre cada salida de grupos.  Cuando hay que realizar un rescate en un barranco se encargan los grupos de la Guardia Civil. La misión principal de los agentes de protección de la naturaleza es la medioambiental, y también concienciar a los visitantes sobre el lugar donde están. Recordarles que vayan con cuidado y respeto, y que un barranco no es un parque acuático.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Comentarios