Un verano más sin solución para los antiguos empleados de Luna

Han pasado ya dos meses y medio desde la última vista oral por el caso Luna en el Juzgado de lo Mercantil de Huesca y los trabajadores siguen esperando a la decisión del juez. Los sindicatos preveían que este se pronunciaría entre la semana pasada y este martes, pero finalmente habrá que esperar como mínimo a septiembre para conocer la decisión tomada por el magistrado.  Una espera que se hace eterna para los antiguos empleados de la factoría oscense, que llevan años buscando una solución y que tenían depositadas sus esperanzas en esta cita para poner punto y final a un largo proceso.  En la vista del pasado mes de mayo se aportaba la documentación requerida, que podría probar la posible vinculación de la factoría a la maraña empresarial formada por Gruyma y Campo Redondo. Un informe en el que quedaría probado que, ya en los años 60, Manuel Luna creó una “estructura ficticia” en la que se produjo un desvío de beneficios y la cesión de precios a favor de Gruyma.  Ahora el juez debe resolver si existe causa de extinción de los 200 contratos, así como valorar y analizar que este tipo de actuaciones empresariales puedan operar en el mercado “en perjuicio de acreedores, de la Tesorería de la Seguridad Social, ahora de los trabajadores y del Fondo de Garantías”. Y si, en estos casos, el despido colectivo es válido, cuando se trata de la creación de un grupo empresarial.

Comentarios