El GA crea un Decreto – Ley para que las explotaciones ganaderas puedan ampliar su capacidad

Se trata de una medida muy esperada por parte de los ganaderos altoaragoneses. En el último Consejo de Gobierno se aprobaba la creación de un Decreto – Ley de medidas urgentes para adaptar las explotaciones ganaderas, a través de su ampliación, a la normativa europea de bienestar animal. La noticia era bien recibida por los ganaderos.

Audio sin título
Audio sin título

Los ganaderos de porcino llevaban un año y un mes en conversaciones con el Gobierno de Aragón para contar con un apoyo tras conocer que, el 1 de enero de 2013, las explotaciones de este tipo, deberán estar adaptadas a la Ley de Bienestar Animal dictada por Europa en la que se estipula, por ejemplo, que cada animal debe contar un espacio mayor, pasando de alojamientos colectivos a individuales.

En el caso de la comarca de la Ribagorza, las explotaciones son de tamaño reducido por lo que, para adaptarse a estos censos, bien deberán ampliar sus instalaciones, bien deberán reducir el tamaño de la cabañera, lo que, en el segundo caso, implicaría una menor rentabilidad. Además, este territorio es considerado como “zona desfavorecida de montaña”.

Por considerarse un caso de necesidad urgente y extraordinaria, el Estatuto de Autonomía de Aragón establece la potestad del Gobierno autónomo para dictar disposiciones legislativas bajo la forma de decreto-ley que permitirá a las explotaciones porcinas que cumplan determinados requisitos, solicitar ampliaciones de capacidad.

Por ello las explotaciones porcinas que deban adaptarse a las condiciones establecidas por la normativa europea y no las cumplan en el momento de la entrada en vigor de este decreto-ley, podrán solicitar ampliaciones de capacidad, si reúnen determinados requisitos como que  la capacidad de la explotación tras la ampliación no supere unos límites fijados o que esté ubicada en un municipio incluido en alguna de las zonas desfavorecidas de montaña.

De esta forma se pretende dar soporte legal a la posibilidad de ejecutar obras de ampliación de las explotaciones que se vean ante la necesidad inaplazable de realizarlas para poder cumplir con la nueva norma, asegurando su supervivencia y rentabilidad, a la vez que se garantiza el bienestar de los cerdos.

Los interesados deberán presentar en el ayuntamiento competente la solicitud para su tramitación, concluyendo el plazo para la presentación de solicitudes el 30 de octubre de 2012.

Comentarios