La reforma de la Ley de Lenguas de Aragón, un poco más cerca

El ejecutivo autónomo cumple su compromiso de modificar la actual Ley de Lenguas con la aprobación de un proyecto de ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón. Un texto que tendrá que remitir a las Cortes para su tramitación parlamentaria y que recoge “la pluralidad lingüística de la comunidad y garantiza su uso y protección como parte fundamental de nuestro patrimonio cultural”. Con la aprobación en Consejo de Gobierno se eliminan, además, algunos aspectos que desde el principio no gustaban al Partido Popular relacionados con la imposición de la denominada normalización del catalán y el aragonés.   El texto aprobado reconoce las lenguas y modalidades habladas en Aragón como inequívocamente aragonesas. Siguiendo lo establecido en el Estatuto de Autonomía, distingue una zona de utilización histórica predominante de la lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica con sus modalidades lingüísticas; y otra zona de utilización histórica predominante de la lengua aragonesa propia del área oriental de la comunidad con sus modalidades lingüísticas.  El Gobierno de Aragón será quien declarará estas zonas y municipios de utilización, oídos los ayuntamientos afectados. Los consistorios podrán, por su parte, establecer la denominación de su modalidad lingüística por razones históricas y culturales.  El proyecto de ley reconoce el derecho de los hablantes a usar las lenguas y modalidades lingüísticas propias y garantiza que se promoverá su recuperación y enseñanza en las zonas de utilización, teniendo en cuenta siempre que su aprendizaje es voluntario.  Además, elimina cualquier aspecto impositivo en materia lingüística. Así garantiza que en las zonas de utilización los ciudadanos podrán dirigirse a las administraciones públicas en las lenguas y modalidades propias de Aragón, dando a las administraciones la posibilidad de contestar en ellas. También la denominación de los topónimos podrá ser la usada tradicionalmente, además de la castellana.   El Gobierno de Aragón contará con el asesoramiento de la Academia Aragonesa de la Lengua; una institución científica oficial que fijará las normas de uso de las lenguas y modalidades lingüísticas propias. Se unifican de esta forma la Academia de la Lengua Aragonesa y la Academia Aragonesa del Catalán. Desaparece además el Consejo Superior de las Lenguas de Aragón.

Comentarios