El olor de miles de plantas de albahaca ya anuncia las fiestas de San Lorenzo

La fiesta de San Lorenzo, a diferencia de otras ciudades, guarda en su tradición la planta de la albahaca. Son incalculables las miles de matas que este año se venderán, repartirán o regalarán, algunos hablan de más de 15.000 plantas.   Un año más el olor de la albahaca irrumpe en la capital oscense en los días previos a que comiencen las fiestas, y es que es una de las tradiciones que más hogares respetan. Para que cada casa tenga su maceta de albahaca los hortelanos de la ciudad y alrededores se esmeran en tenerlo todo preparado. En Huesca, hay huertas que cultivan hasta 6.000 matas de albahaca   La albahaca se siembra a finales de mayo y se trasplanta al acabar junio. Esos 40 días hasta que llegan las fiestas de San Lorenzo son los que la planta necesita para acabar de criarse. El año pasado las lluvias del mes de julio no favorecieron la albahaca, pero esta campaña ha sido ideal para la planta. Ha hecho calor, sol y no ha faltado agua.    Una vez en sus hogares, la plata también necesita abundante agua y luz solar. Con unas mínimas atenciones puede durar frondosa hasta un mes.   Y cuando la albahaca sale de la huerta da la bienvenida con su olor a todo aquel que entra en casa. Adorna las calles y los escaparates, es el regalo más agradecido para cualquier oscense y el complemento imprescindible para los peñistas y todo aquel que sale a las procesiones de San Lorenzo.   Para Jorge Guiral de la huerta Barbereta, una de las de más tradición de la ciudad de Huesca, que los oscenses lleven un ramillete de su albahaca en la solapaes todo un orgullo. La presencia de esta planta en la ciudad anuncia la llegada de las Fiestas, y Huesca ya huele a albahaca.

Comentarios