Emotivo homenaje al comercio La Casa de las Novelas

Danzantes en la Fiesta del Comercio

La plaza López Allué acogía, un año más, la tradicional Fiesta del Comercio, organizada por la Asociación de Comerciantes de Huesca. Hasta este espacio de la ciudad se acercaban cientos de personas, vestidas de blanco y verde, para disfrutar de una agradable aunque calurosa mañana de sábado. En esta ocasión se rendía homenaje a Elena Valero, de La Casa de las Novelas, establecimiento que cerró sus puertas recientemente tras la jubilación de su propietaria. Acompañada por su familia, Elena Valero, recogía de manos de la alcaldesa Ana Alós un ramo de flores y se le entregaba la insignia de la parrilla en reconocimiento a su trabajo que desempeñado, durante muchos años, con "valor, tesón y esfuerzo". Nervios previos a un acto emotivo para Elena Valero, quien admitía sentirse muy agradecida por este homenaje.   La Casa de las Novelas es uno de los establecimientos históricos de la ciudad en el que han comprado libros y material escolar diferentes generaciones de oscenses. Y así lo recordaba la alcaldesa Ana Alós, quien ponía en valor la labor desempeñada por este pequeño comercio de la ciudad. "Un homenaje merecido y un merecido descanso".   Un acto en el que se recuerda la tradición en la que los hortelanos tomaban fiesta y celebraban la festividad del patrón. No faltaba el reparto de más de 4.000 bocadillos de jamón y melón para pasar la mañana, ni la Narria de la Zaragozana que realizaba la apertura del barril conmemorativo de la cerveza de San Lorenzo.  Una jornada festiva que, de nuevo, volvían a abrir los danzantes que interpretaban sus bailes en el escenario de la plaza: espadas, palos nuevos, palos viejos, cintas y degollau. Posteriormente se desplazaban, acompañados por la Banda de Música de Huesca, a las residencias "Ciudad de Huesca" y "Saturnino López Novoa", para terminar en la Plaza de Santo Domingo, en el barrio de Santo Domingo y San Martín.   

Comentarios