Parte de las tuberías defectuosas de la modernización de regadíos será sustituida en diciembre

Riegos del Alto Aragón ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a las comunidades de regantes que, recientemente, se han visto afectadas por varias averías en las infraestructuras de riego pertenecientes al proyecto de modernización de regadíos, cuya inversión global supera los 700 millones de euros. Los reventones se deben, explicaba su presidente César Trillo, a una partida de tuberías defectuosas que, ha dicho, serán sustituidas, parte se ellas, en el mes de diciembre.  Un asunto que está siguiendo de cerca Riegos del Alto Aragón que ya ha mantenido diferentes reuniones con las administraciones competentes y con SIRASA y SEIASA, empresas públicas responsables de las obras. También se trabaja en buscar soluciones que den respuesta tanto a la seguridad técnica necesaria para el funcionamiento de las infraestructuras de riego como a la restitución de daños a los regantes afectados.  Los reventones eran localizados en los sectores VII y XI del Flumen y en la Comunidad de Sodeto-Lalueza, perjudicando a varias hectáreas de maíz. Para la reparación de las averías se tarda unas 24 horas. Principalmente, explicaba Trillo, afectan a tramos cortos donde se producen de forma sucesiva explosiones que obligan a cortar el suministro de agua en dicho tramo.    Decir que las averías se han producido durante el periodo de garantía de las obras de modernización, a expensas de que se haga efectiva la entrega de las obras de modernización definitivas.  Su realización, explicaba Trillo, se llevó a cabo en una época de expansión económica en la que la fuerte demanda en el sector de la construcción llevó en la mayor parte de los proyectos a trabajar en situación de competencia con dicho sector. Algo que, apuntan desde Riegos del Alto Aragón, no es excusa para que su realización se llevara a cabo con todas las garantías, tanto en la ejecución como en la puesta en funcionamiento.

Comentarios