Baja la facturación en las empresas de actividades acuáticas

 Aunque en un año hidrológico normal las actividades acuáticas en zonas como Murillode Gállego se pueden desarrollar hasta el mes de octubre, la falta de lluvias durante el verano de este 2012 muy probablemente recortará días de disfrute de estas actividades. Una situación que se viene a sumar a la crisis económica, que ha dejado bajadas significativas en la facturación de las empresas dedicadas a actividades como barranquismo o ráfting.    Al año, cerca de 80.000 turistas llegan hasta esta zona para practicar alguna de las actividades que se ofertan, lo que supone más de 300 empleos directos e indirectos durante la temporada, que habitualmente va de marzo a octubre. Pero la sequía merma el nivel del agua, y para hacer barranquismo o ráfting hacen falta unos caudales mínimos a los que, de seguir la situación como hasta ahora, no se podrá llegar en el mes de octubre.  Para esta zona de la comarca de La Hoya, el agua ha sido desde siempre motor de desarrollo, de ahí la importancia de esos caudales mínimos y su lucha por evitar la construcción del pantano de Biscarrués, que además de inundar pueblos de la zona acabaría con todos los empleos creados, con las empresas y las múltiples opciones de actividades que hasta ahora se ofertan. Una economía bien asentada y que, como han denunciado en reiteradas ocasiones, desaparecería si finalmente se pusiera en marcha la citada obra.

Comentarios