Una 2. Panzer División gran atractivo de la concentración motera de Alberuela de Tubo

panzer division moto antigua

Gran éxito en una nueva edición de la concentración de motos antiguas de Alberuela de Tubo que recorría las comarcas de la Hoya de Huesca y Monegros. Más de 300 motos de distintas marcas de los años 1920 a 1982 (más alguna moderna) se daban cita en esta octava edición que contaba con varias atracciones de coleccionistas llegados de varios puntos de España. Alberuela de Tubo se convertía en un referente en España.  Vespas, Montesas, Guzzi, BMW, Norton, Ducati, Lambretta, Honda, Bultaco, Sanglas, Ossa, Triumph, BSA…y otras marcas “rugían” con sus motores. Un gran colorido. Entre las joyas, una BMW con carro de la Segunda Guerra Mundial que se construyó expresamente para el ejército Alemán. La moto llegaba desde Madrid tras haber sido restaurada durante cinco años. Su propietario, Carlos de la Fuente, encontró la moto en Polonia, abandonada en un granero. En el carro lleva un metralleta MG-34. Marcos Capapey, uno de los organizadores del evento, se mostraba muy ilusionado por la gran repercusión en toda España de esta concentración, que cada vez se hace más importante tal y como demuestran los reportajes publicados en radio, televisión, Internet y revistas especializadas. Destacaba el gran esfuerzo de la localidad de Alberuela de Tubo que hace ocho años aposto por este evento   Entre los inscritos participación de Cataluña, País Vasco, Navarra, Madrid, La Rioja y Aragón. También alguna moto de fuera de España.   Los participantes, acompañados por la Guardia Civil, Cruz Roja, voluntarios y organizadores, realizaban un recorrido de 100 km. por las poblaciones de Lalueza, San Lorenzo del Flumen, Huerto, Sesa, Novales, Alcalá, Monflorite y Huesca capital.  Las "clásicas del motociclismo" realizaban un pasacalles por la capital oscense que partía del Palacio de Congresos y recorría Ramón y Cajal, el Coso, Plaza Navarra, el Parque, Porches de Galicia y Plaza de López Allué, donde las motos quedaban expuestas ante una gran cantidad de publico. También los participantes aprovechaban la visita para conocer el establecimiento de La Confianza.  Un jurado profesional era el encargado de valorar y calificar el estado de restauración, antigüedad y la originalidad de las motos antiguas para premiar  a las mejores, con el pistón de oro, de plata y pistón de cobre y con más de 40 trofeos.

Comentarios