El Centro Faro y ayuda amplía su oferta de ayuda

La crisis económica y sus duras consecuencias sociales no solo provocan en las personas un futuro incierto, sino que además causan angustia, estrés, desmotivación, baja autoestima, deterioro de las relaciones personales y sociales y otros problemas. A ello se suma estos días el final de las vacaciones que afecta al estado de ánimo y agrava las situaciones difíciles.  Ante esta realidad, el Centro Faro de Ayuda y Orientación en los Problemas Humanos de Zaragoza, creado en 1974 e integrado hasta 1982 en el Patronato Virgen de la Esperanza, ha tenido que redoblar esfuerzos por el incremento de personas que llaman por teléfono o acuden a su sede de la calle Tarragona de la capital aragonesa en busca de apoyo psicológico, psiquiátrico, asistencial o jurídico. Para ello, cuenta con el apoyo de la Obra Social de Caja Inmaculada (CAI) y de Acción Social Católica (ASC) que han aprobado una ayuda económica para facilitar la labor de la entidad benéfica y mantener a pleno rendimiento los servicios que ofrece a cualquier persona de Zaragoza, Huesca y Teruel. La finalidad de Faro es dar una atención profesional, anónima y gratuita a aquellos aragoneses que tienen un problema serio y necesitan apoyo para resolverlo. El centro cuenta, por un lado, con un equipo de acogida formado por voluntarios que “se encargan de recibir a estas personas, darles calor humano, comprensión y poner luz en sus vidas”, señala Joaquín López, presidente de Faro. “Asimismo, son los encargados de poner el caso en manos del especialista correspondiente”. El equipo de profesionales lo integran abogados, psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales, que tratan los problemas específicos. Además, dispone de un Servicio de Orientación Familiar compuesto por matrimonios que asisten a parejas y familias con problemas.  En 2011, Faro atendió 1.524 casos: 878 fueron tratados por el servicio de acogida y 643 por los diferentes profesionales. Según López, los principales problemas tuvieron como causa enfermedades mentales y cuestiones jurídicas y matrimoniales. “También abordamos casos de soledad, paro y droga”. En cuanto a la edad, la mayoría de las personas está dentro de los grupos comprendidos entre los 46 y 55 años (31%) y entre los 36 y 45 años (28%).

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios