El Club Montisonense de Montaña, de ruta por el Midi D'Ossau

Recientemente, senderistas del Club Montisonense de Montaña emprendían una ruta por una conocida montaña del Pirineo: el Midi d’Ossau. Para conocerla mejor, el grupo realizaba el clásico trayecto circular en torno al macizo, con una altitud de 2.884m. A diferencia del resto de montañas del Pirineo, su origen es un antiguo volcán (igual que el pico Anayet). El punto de partida estaba en la presa/lago de Bious-Artigues, a la que se accede por carretera unos 15 km después de cruzar la frontera por el Portalet. La mañana se presentaba fresquita. Pese a ello, para evitar el sol en la medida de lo posible, realizaron el recorrido en sentido antihorario, de modo que las paredes del Midi y las del Peyreget les iban dando sombra mientras ganaban altitud.   Antes de iniciar la subida al col de Peyreget, atravesaron una zona llana de pastos en la que el arroyo de Bious avanzaba serpenteando hacia el lago.  Hasta llegar al collado, atravesaron una zona boscosa y posteriormente, llegaron al pequeño lago de Peyreget, donde encontraron gran cantidad de ganado. A partir de ahí, el collado se alcanzaba atravesando una zona de grandes bloques de piedra bajo la pared norte del Peyreget. Conforme avanzaban, las vistas del Midi iban cambiando: todas imponentes y distintas, e iban descubriendo a los escaladores como pequeños puntos en la roca.  Una vez en el collado, decidieron atacar el Pico Peyreget, lo cual consiguieron en poco más de 15 minutos. Las vistas desde ahí eran de primer orden: toda la cordillera oriental desde el Tendeñera y Balaitus hasta el Anie y las agujas de Ansebere. Hacia el norte más montañas francesas. Mientras, bajo sus pies, distinguieron el refugio de Pombie, que les invitaba a continuar la ruta alrededor de la montaña.   En menos de una hora descendieron hasta el refugio por un sendero que pasa junto a pequeños lagos. El entorno del refugio maravilló a la expedición, por lo que decidieron comer ahí, y así, reemprender la ruta subiendo el col de Suzón, ultimo paso que les quedaba para iniciar la bajada hacia el lago de Bious – Artigues.   En el col de Suzón vieron la cara más amable del Midi y cruzaron con varias cordadas que parecían descender de la ruta normal de ascenso. Poco a poco se fueron internando de nuevo en el bosque y tras casi nueve horas de caminata, volvieron al parking del lago.  Fueron en total 1.100 metros de desnivel y unos 17 km. Una de las rutas más exigentes que el Club ha realizado este año en senderismo. Aún así, volvieron satisfechos de disfrutar de un paisaje y un entorno inigualables.

Comentarios