El Santo Cristo de los Milagros luce magnífico tras su restauración

La imagen restaurada del Santo Cristo de los Milagros, imagen que cuenta con una auténtica veneración en Huesca, se ha podido contemplar durante dos días en el altar mayor de la Catedral oscense, sin ninguno de sus tradicionales mantos, para que se pudiera contemplar el trabajo realizado a lo largo de los últimos meses. Con cumplidas explicaciones dadas por los restauradores o por una técnico del Museo Diocesano, se ha podido conocer todo el proceso de la restauración. La Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón dio el visto bueno a estos trabajos, que ha ido supervisando a lo largo de todo el proceso. Los restauradores, Pilar Cano y Juan Manuel Bote, limpiaron la suciedad y grasa acumuladas en la parte superior del Cristo por el paso del tiempo. Se eliminaron las capas de barniz y se ha recuperado la policromía. También se ha restaurado la parte inferior, en la que nunca se había actuado. El resultado ha sido muy satisfactorio.   A pesar de que la talla del Santo Cristo, sin su manto y su melena de pelo natural es, en realidad, muy pequeña, lo cierto es que luce mucho más tras la restauración.   Durante dos días, los oscenses, que tanto veneran esta imagen, han podido verla de cerca en el altar mayor de la Catedral. Además, tras las misas, se les han dado explicaciones sobre el trabajo realizado, comparando fotos del antes y el después.   La figura del Santo Cristo también fue escaneada, con el fin de hacer una prótesis sobre la que se pondrán los mantos, de manera que no se estropee la talla. Además, se ha variado el sistema de anclado de la corona, para que se sujete a la cruz y no tenga que ir clavada a la cabeza del Santo Cristo.  La Cofradía del Santo Cristo de los Milagros recibió una donación de una cofrade, que falleció. El dinero se destinará íntegramente a dignificar la imagen del Cristo y de su capilla.

Comentarios