Las visitas teatralizadas de la Ribagorza han tenido más de tres mil seguidores

visitas teatralizadas Graus

Alrededor de 3.100 personas han participado, este verano, en las visitas guiadas teatralizadas, puestas en marcha, por segundo año consecutivo, a través del Plan de Competitividad Turística de La Ribagorza, en cinco municipios y con las que se ha pretendido dar a conocer el patrimonio, la historia y las leyendas aunando explicaciones, música y teatro en la calle.

Las visitas comenzaron el 12 de julio y finalizaron el pasado 2 de septiembre. Se han desarrollado los jueves en Benasque, viernes en Campo, sábados en Benabarre, domingos en Arén y lunes en Graus.

Han sido tanto turistas como vecinos los que han seguido estas visitas, de hecho, ha habido un número considerable que ha completado la visita en las cinco localidades. En las ocho semanas, que ha durado esta actividad, la media de asistente, por semana, ha sido de 380, siendo la primera semana de agosto, cuando se registró el mayor número de participantes, 550, entre todas las visitas.

El perfil que ha predominado, entre quienes han realizado la visitas, ha sido de familias con niños pequeños, y personas jubiladas, que recordaban anécdotas y curiosidades.

El balance, que hacían los participantes, de esta actividad, era muy positivo, al poder conocer de una manera diferente estas localidades.

Benasque ha sido la localidad que más público ha recibido, seguido de Campo, Graus, Arén y Benabarre.

El escenario de estas visitas ha sido el casco histórico de cada una de las localidades siendo también diferente el contenido y la caracterización de la visita. En Benasque, por ejemplo, se narraba el encuentro con las cumbres más altas del Pirineo, en Campo, se hacía un viaje a través de los juegos tradicionales y las leyendas mágicas de la montaña del Turbón, en Benabarre, la visita trasladaba a los turistas al siglo XVI con las revueltas que se vivieron en el Condado de Ribagorza, en Arén se contaban costumbres de antaño y también se realizaba una recreación de los dinosaurios que habitaron, hace millones de años, y, por último, en Graus, un inquieto zagal aprendiz del maestro cantero relataba cómo se quiso construir la basílica de La Peña y cómo la villa era, en aquellos tiempos, encrucijada de caminos.

La compañía El Peregrino, con tres actores, un guía y dos músicos, ha sido la encargada de poner en escena esta propuesta de dinamización turística para mostrar la grandeza cultural de cada una de las localidades y, al mismo tiempo, continuar descubriendo La Ribagorza.

Comentarios