La empresa binacentense Biofrutal exporta a más de veinte países de todo el mundo

A Marcos Barranco la noticia de que había sido premiado con el Galardón Joaquín Costa en materia agropecuaria le ha servido de acicate para seguir adelante en este momento tan complicado para el sector. Asegura sentirse muy contento, pues aunque Biofrutal ya había obtenido otros reconocimientos a nivel nacional e internacional, nunca lo habían conseguido en su zona, algo que considera más complicado.

Audio sin título
Audio sin título

Este binacetense dirige Biofrutal, una empresa que comenzaba su andadura en 2004, con la instalación de una fábrica de zumos de fruta ecológica de producción propia. A lo largo de estos ocho años, ha experimentado una evolución muy importante. Actualmente, Biofrutal está extendida en cerca de una veintena de países de la UE y también fuera del marco comunitario, como por ejemplo, en EEUU. Barranco cree que el jurado ha valorado el esfuerzo realizado por esta empresa familiar

Pero la experiencia familiar y el origen de la idea se remontan a principios de los 90, cuando el socio mayoritario, Marcos Barranco, tras varios años de Universidad estudiando Ingeniería Técnica Agrícola, y con el conocimiento incipiente de las técnicas de cultivo ecológico, decidió explicarle a su padre la posibilidad de reconvertir las fincas familiares al cultivo ecológico.

Familiarmente, han producido fruta desde hace más de 30 años, y poco a poco, las producciones han ido aumentando. Sin embargo, llegó ese día en que se decidió que ese no era el camino, que algo fallaba, que las tierras eran cada vez menos fértiles y había más plagas que combatir.

Por ello, se decidió tomar otro camino, el de hacer una agricultura limpia y moderna, que preservara el medio ambiente y con el fin de mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar fruta con todas sus propiedades naturales. Sin productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, etc. que perjudicaran su calidad. En definitiva, una agricultura sostenible y viable, como lo es la agricultura ecológica, conviviendo con la tierra, recogiendo sus frutos pero respetando su vida y ecosistema.

Comentarios