Inmigrantes y oscenses se manifiestan y piden tarjeta sanitaria para todos

La plaza de Navarra de Huesca era el escenario, este jueves, de una concentración en contra de la retirada de la tarjeta sanitaria a las personas sin permiso de residencia en el país. Diversas asociaciones de inmigrantes y colectivos de la ciudad pedían que la atención sanitaria no haga diferencias en función de la procedencia de los pacientes. El Gobierno de Aragón calcula que entre 6.000 y 8.000 personas que permanecen en la Comunidad de manera irregular han perdido su tarjeta sanitaria desde el pasado 1 de septiembre.  El Gobierno de Aragón ha manifestado en diversas ocasiones que se atenderá a todas las personas por igual, en los centros de salud y en la atención especializada, y que tras la atención se expedirá una factura que no se cobrará al paciente si éste no puede pagarlo, sino al país de origen con el que tengan convenio internacional.  A pesar de esta promesa los inmigrantes se muestran preocupados porque sienten que se les culpa del agujero presupuestario del Sistema público de salud.  En la concentración se escuchaban casos de personas que tras trabajar desde hace años en el país no van a poder renovar el permiso de residencia por haber perdido el trabajo. Tras el 1 de septiembre estas personas han perdido la tarjeta sanitaria y con ello la subvención en los medicamentos. Algunos hablan del sentimiento de sentirse señalado en una “lista negra de morosos”. Aseguran que sin "papeles” muchos no se atreven a acudir al centro de salud. La concentración de este jueves estaba convocada por la Plataforma Salud Universal – Huesca. Forman parte de esta plataforma de nueva creación colectivos como Ecologistas en Acción, la Asamblea del 15-M, la Asociación de Mujeres Árabes y Africanas, la de Hermanos de Senegal o el colectivo de personas emigrantes de Guinea Conakri. También firman el manifiesto Algara, Babel, Médicos del Mundo, Ilusiones.com, los sindicatos CGT, UGT y CC.OO y los partidos políticos IU y CHA.  REUNIÓN DEL CONSEJERO Y ASOCIACIONES DE INMIGRANTES El Consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván, se reunía recientemente con las distintas asociaciones de inmigrantes de Aragón para transmitirles de primera mano dos mensajes: por un lado, tranquilidad en el campo sanitario. Oliván les aseguraba que van a seguir atendidos como hasta ahora y que acudan con total normalidad tanto al centro de salud como al hospital, siempre que sea necesario. Por otro lado les explicaba la forma de proceder  para facturar a los extranjeros irregulares esa atención sanitaria, principalmente a sus países de origen.

Comentarios