Los peces de la Alberca de Cortés mueren por falta de agua

La denuncia del pasado viernes, del estado en el que se encontraban miles de pequeños peces en la Alberca de Cortés, no surtió efecto, a pesar de que se dijo que desde la dirección provincial de Medio Ambiente, se iba a intentar acudir con una cisterna con agua, desde donde los traspasarían a otra balsa para salvarlos. En la mañana de este lunes ya nada se podía hacer. Las imágenes del viernes, con peces boqueando y buscando oxígeno a punto de morir, han dejado paso a las imágenes de hoy, con esos miles de peces ya muertos en los pocos litros de agua que quedan en la alberca.  Gente de la zona recuerda que esta situación se dio porque la semana pasada se abrieron las compuertas para realizar un último riego, dejando la balsa prácticamente sin nada de agua. Esto provocó la gran mortandad de peces, en una estampa dramática, que llega acompañada de un hedor insoportable en la zona.  La Alberca de Cortés es una balsa de riego, que depende del pantano de Arguis que, en estos momentos, está prácticamente seco. La sequía no ha dejado ni siquiera caudal ecológico, y la utilización de la poca agua que quedaba ha supuesto este desastre

Comentarios